“WhatsAppitis”, la enfermedad que afecta al cuello y los dedos


Cuello de WhatsApp, WhatsAppitis, o cuello de texto y pulgar atascado, son los nuevos males que surgen del uso excesivo de dispositivos tecnológicos como tablets, celulares y videojuegos, y que de acuerdo a un relevamiento efectuado por el Colegio de Kinesiólogos de la provincia de Buenos Aires (Cokiba), “ha incrementado cada vez más la cantidad de pacientes con patologías originadas por las posturas que adopta el cuerpo”, y que “el agravante fundamental es el excesivo tiempo que permanece cada individuo frente a los dispositivos tecnológicos, fundamentalmente en los jóvenes”.

Los especialistas de la entidad con sede en nuestra ciudad remarcaron que “más del cuarenta por ciento de nuestros pacientes están relacionados con el uso de la tecnología, tanto en el ámbito laboral como los más jóvenes, que los acercan los padres con las dolencias relacionados con el uso de smartphones, tabletas o videojuegos”.

El kinesiólogo David García, especialista en ergonomía, la disciplina que toma en cuenta las posturas en relación a los objetos de nuestro entorno, señaló que “existe un importante incremento de personas que acuden a las consultas que padecen dolores originados por las posturas que adoptan frente a las pantallas de celulares y computadoras”.

Según explicó García, los pacientes llegan al consultorio con fuertes dolores de espalda, cuello, hombros y muñecas, que claramente se relacionan con el uso constante de los aparatos tecnológicos de comunicación.

“El uso de la tecnología también influye en incrementar el sedentarismo de las personas, y allí se agravan los problemas -observó el fisiatra- ya que debemos tener en cuenta que la principal epidemia de la era moderna es el sedentarismo. Y la mayoría de las disfunciones musculo esqueléticas están relacionadas con el sedentarismo”.

Las complicaciones más comunes son las de la columna alta o columna cervical, lo que se denomina hoy “el cuello WhatsApp” o “cuello de texto”, que es la postura de adelantamiento de la cabeza para escribir mensajes y así imprimir una presión antinatural al cuello y a la columna vertebral.

También las tendinopatías de la mano (dolor en la cara externa de la muñeca) y de los dedos pulgares que producen dolores agudos, generan inmovilidad y pérdida de fuerza.

El matriculado del CoKiBa señaló que “hay que establecer un tiempo moderado de exposición a estos elementos. La postura para mandar un mensaje de texto por WhatsApp no es peligrosa, pero nos termina lesionando si la adoptamos todo el tiempo”.

“Estamos tratando desde algias cervicales, dorsales, problemas relacionados con el hombro, tendinopatías de codo, muñeca y mano, lesiones en el túnel carpiano, y otras complicaciones”, dijo García.

ERGONOMIA, LA DISCIPLINA DEL FUTURO

La ergonomía es una rama de la kinesiología que estudia “la adaptación del medio a la persona”. Se trata de una especialidad que se viene expandiendo de forma acelerada en los últimos 20 años a causa del desarrollo de las nuevas tecnologías. En primer lugar, el kinesiólogo realiza una evaluación funcional del paciente y luego se trabaja en mejorar la forma de acomodación de los cuerpos a los objetos de uso cotidiano.

Uno de los programas de prevención que se utilizan también en la rehabilitación, es lo que se conoce como “La Escuela de Columna”. Se trata de una clínica de instrucción de salud postural orientada a los trabajadores. En la actualidad, estas técnicas están incorporando diferentes perspectivas como la de las neurociencias, que ha cobrado preponderancia en este campo.

“Cuando la instrucción física incluye un abordaje que abarca lo que es educación del dolor y neurociencias, los resultados son muchísimo mejores. A esto es lo que apunta hoy la ergonomía, y no sólo quedarse con el análisis biomecánico”, agregó el kinesiólogo ergonomista.

Los especialistas también coincidieron en que “no hay malas posturas, sino que el sostenimiento de una postura en el tiempo es lo que provoca afecciones”, y para ello recomiendan “hacer “microbreaks” o “micro descansos” cada una hora o una hora y media, donde uno debe levantarse de su silla y realizar ejercicios de movilidad de columna y luego continuar con la actividad”.

Del mismo modo, indicaron que “es preferible tener impresoras alejadas del escritorio, de modo que obligue a tener que incorporarse más frecuentemente”.

fuente: LaNuevaMañana

¡¡¡Escuchanos Online!!!

Dejá tu Comentario...