El Ministerio de Salud frenó el envío de fármacos a los hospitales y las provincias. Fueron afectadas unas 70 mil personas. La responsable administrativa de la demora es María Cecilia Locciasano, esposa del ministro Triaca. Quejas de las ONG.

Las personas con VIH tampoco son prioridad para el gobierno de Mauricio Macri. El Ministerio de Salud de la Nación suspendió, al menos hasta fin de febrero, la entrega de antivirales en todos los hospitales públicos y le pasó la pelota a las provincias para que ellas se encarguen de hacer las gestiones con los laboratorios internacionales.

El freno se produjo tras los cambios implementados por la subsecretaria de Coordinación Administrativa, María Cecilia Locciasano, esposa del ministro Jorge Triaca.

El ajuste afecta a casi 70 mil personas sin cobertura privada. “Hay un total desinterés para el cuidado de la salud por parte del Estado. Esto puede provocar una resistencia y que el virus se replique nuevamente”, indicó a Página 12 Matías Muñoz, de la Red Argentina de Jóvenes y Adolescentes Positivos (Rajap).

“No quedó nada”. Esa es la primera respuesta que dieron en la Dirección de Sida y ETS, el área encargada de coordinar las políticas de prevención y atención del VIH, cuando se les consultó por el stock de Dolutegravir, Darunavir, Zidovudina jarabe, Efavirenz y Abacavir/Lamivudina, cinco fármacos retrovirales que suelen ingerir las personas con VIH. “No es ninguna novedad, ya nos veíamos venir esta situación”, explicó un integrante del área.

 

Dejá tu Comentario...