En Argentina se produce un accidente cerebrovascular (ACV) cada cuatro minutos y cada vez es más frecuente en las mujeres. ¿Quiénes tienen más riesgos de sufrirlo y cómo reconocerlo rápidamente para tratarlo a tiempo?

El 29 de octubre se celebra el Día Mundial de la Lucha contra este ataque cerebral. La fecha fue instaurada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), buscando concientizar y prevenir este accidente que es la segunda causa de muerte en el mundo y la primera en incapacidad entre los adultos. Según la Fundación Favaloro, en el país se producen más de 100 000 ACV al año y un tercio de los pacientes afectados muere, mientras que otro gran porcentaje queda con secuelas irreversibles.

Según el neurólogo Sergio Güizzo, alrededor del 70 % de los accidentes cerebrovasculares son de tipo isquémico, es decir, los producidos por el bloqueo de una arteria que se da por distintas causas y combinación de factores. El otro tipo de ACV es el hemorrágico, que ocurre cuando un vaso sanguíneo se rompe y sangra dentro del cerebro. “Este es más frecuente en personas hipertensas, sobre todo si no están tratadas. Una suba de presión puede romper una arteria”, explicó el médico.

“El ACV no respeta edades, pero es más frecuente en personas mayores de 65 años y en hombres. Sin embargo, estudios indican que cada vez se producen más en mujeres. Se estima que en Argentina ocurre uno cada cuatro minutos. Esto significa que todos tienen los mismos riesgos y por eso la importancia de prevenir, disminuir los riesgos y llegar a tiempo”, agregó el especialista.

En los últimos años, el porcentaje de mujeres que tienen ACV aumentó. Del total de personas que tienen este accidente, más de la mitad son mujeres, indicaron a Perfil desde la Clínica de Neurorrehabilitación del Instituto de Neurología Cognitiva.

 

Causas

El neurólogo clínico destacó que las personas con hipertensión arterial, diabetes, obesidad o trastornos de colesterol y lípidos tienen más riesgos de tener un ACV, al igual que las que consumen drogas, fuman, toman alcohol, comen mucha sal y tienen una vida sedentaria. 

Acerca del estrés, Güizzo explicó que este, acompañado con las enfermedades y los hábitos mencionados anteriormente, puede ser otro factor de riesgo. Sobre si las pastillas anticonceptivas pueden también tener incidencia, el médico advirtió: “Si una mujer toma estas píldoras y además es hipertensa, obesa y fuma, sí va a tener más riesgos, pero las pastillas cada vez tienen dosis más bajas de hormonas, han mejorado y no son un factor en sí”.

El “HaBraSo” a tiempo

Esta es una manera simple de reconocer un ACV recomendada por los especialistas. Atendiendo a tres signos principales, se puede detectar a simple vista este accidente en el cuerpo de la persona y actuar en consecuencia rápidamente: se resume en HaBraSo e implica prestar atención al habla, a los brazos y a la sonrisa.

“Hay que hacerle repetir una frase a la persona para ver si tiene dificultad para decirla, pedirle que suba los brazos hacia el techo y ver si uno se le cae, también pedirle que sonría y ver si la sonrisa es simétrica o no. Si estas cosas suceden, podemos estar ante la posibilidad de un ACV”, explicó el neurólogo.

Además, Güizzo remarcó la importancia de detectarlo a tiempo: “Antes de las cuatro horas, por ejemplo, existen tratamientos para desobstruir una arteria. Tratarlo a tiempo también ayudará a disminuir las secuelas. Las consecuencias son muchas, pero las más frecuentes son las dificultades motoras (hemiplejia), problemas en el lenguaje, trastornos para expresarse o comprender, trastornos visuales y sensitivos. En esto, la rehabilitación es muy importante y se tiene en cuenta desde que la persona tiene el accidente”.

Sobre el rol de las campañas de concientización y prevención, señaló que en los últimos años estas han logrado una transformación y toma de conciencia en las personas para conocer los síntomas y los riesgos. fuente: Unidiversidad.com

Gerard404
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas

Dejá tu Comentario...