Protocolo de seguridad para la diversidad sexual, preocupación y malestar


Fue elaborado por el Ministerio de Seguridad de la Nación. Desde las organizaciones lgbt que no fue consensuado, es discriminatoria y y podría tener un “fin represivo”.

El Ministerio de Seguridad de la Nación creó un protocolo para regular el procedimiento de identificación y detención de personas lesbianas, gays, bisexuales y transexuales, que estará a cargo de efectivos mujeres de las fuerzas de seguridad, con el fin de que hagan un “uso racional de la fuerza”, y la iniciativa ya despertó polémica.

El denominado “Protocolo General de Actuación”, que fue publicado este lunes en el Boletín Oficial, establece que todos los casos la prevención, el registro o la detención se realizarán “resguardando la integridad física, respetando los derechos personalísimos, la identidad de género y la dignidad de la persona”.

A su vez, determina que las requisas a una  persona identificada con el colectivo lgbt “deberán ser realizada por personal femenino, quien actuará de conformidad con el modelo de Uso Racional de la Fuerza, de manera tal que se asegure la efectividad de la acción”.

El mismo protocolo -que se da a conocer semanas después de la violenta detención de una mujer lesbiana en la estación de trenes de Constitución y a pocos días de la tradicional Marcha del Orgullo Gay– indica que “la persona detenida será alojada según el género autopercibido, en una celda separada si entiende que existe un riesgo potencial para su integridad, dignidad otros derechos o si, al momento de informar su género, no se identifica con ninguno”.

La iniciativa generó un profundo malestar entre las organizaciones lgbt que advirtieron que la medida “no fue consultada ni consensuada” con el sector y que llega para reemplazar un protocolo que existe desde 2012. “Plantea que las requisas deben ser realizadas por efectivos mujeres pero no se repara en que los hombres trans deben ser requisados por hombres. La falta de conocimiento y de consideración hace que este protocolo sea una suma de incoherencias que rozan la discriminación”, alertó Marcela Monrroy, referentes de Amadi, en diálogo con 0223.

A su vez, reparó en que el protocolo será “contenido contenido obligatorio en los Institutos de Formación y en los Cursos de Ascensos de Fuerzas Policiales y de Seguridad Federales”, pero “los efectivos que ya están en actividad y que no recibieron ningún tipo de formación al respecto seguirán estigmatizándonos”.

En tanto, Monrroy hizo hincapié en que el protocolo contiene “algunas imprecisiones”, sobre todo cuando menciona el “uso racional de la fuerza”. “¿Quién determina qué el uso de la fuerza es o no racional?”, cuestionó en ese sentido.

A su entender, la medida “tiene un fin represivo”, sobre todo si se tiene en cuenta la proximidad de la Marcha del Orgullo Gay que se realizará en Buenos Aires el 18 de noviembre. “Nos van a volver a detener por andar en la calle como ocurría hace 20 años atrás pero ahora, con un protocolo que les da un marco de legalidad”, evaluó por último.

fuente: 0223.com.ar

¡¡¡Escuchanos Online!!!

Dejá tu Comentario...