El jefe de Gabinete, Marcos Peña, posee en secreto una medición que se filtró y lo tiene al presidente Mauricio Macri  contra las cuerdas. La encuesta pone casi en un empate técnico a Macri con Cristina Kirchner. la ex Presidenta, a penas un poco por delante.

“En la cima del poder comenzó a filtrarse un sondeo de la consultora Aresco que desnuda como nunca antes la profundidad de la caída de Mauricio Macri”, arranca la nota de Clarín que difundió la encuesta. “La encuesta que monitoreó Federico Aurelio, una de las tres que llegan con regularidad a los despachos de Balcarce 50, pone en pie de igualdad a Macri y a Cristina Fernández de Kirchner”, sigue.

Y da números terminales para el macrismo: el Presidente acumula una imagen positiva del 38% y una negativa del 58%. Su predecesora reúne cifras casi idénticas. A un año de la batalla final por las presidenciales, Cristina tiene 39% de positiva y 58% de negativa.

Macri lleva solo 3 años en el poder; Cristina forma parte de un proceso que duró 12 años pero que mantiene un núcleo duro intacto y más fuerte que el de su rival en un posible escenario de balotaje.

“Días atrás Marcos Peña estuvo mirando y analizando encuestas. Es una tertulia que le apasiona y que pocas veces comparte con otros ministros. Siempre ha sido extraño el manejo de los estudios de opinión pública en el macrismo, que Peña monopoliza desde el día en que Mauricio Macri  abrió por primera vez el despacho de la jefatura de Gobierno, en diciembre de 2007”, relata Clarín.

“En épocas de campaña, por ejemplo -cuando el resto de las fuerzas políticas se ocupa de difundir sus mediciones, por supuesto auspiciosas-, los números se guardan bajo siete llaves y en los períodos estrictamente de gestión son pocos los funcionarios que tienen acceso a ese particular y voluminoso trabajo, que llega a la Casa Rosada una vez por mes y se compone de preguntas de las más extravagantes”, cuenta el matutino. fuente: El Destape

Dejá tu Comentario...