Para el fisco porteño, el ministro vive en un descampado. Por ese motivo paga menos en impuestos y declara la propiedad a un tercio de su valor real.

Nicolás Dujovne es un hombre afortunado. En sentido literal. Según su última presentación patrimonial ante la Oficina Anticorrupción, es el segundo ministro más rico en un Gabinete de ricos: declaró una fortuna de 96,9 millones de pesos.

Entre los bienes declarados se encuentra la vivienda familiar, una lujosa mansión de tres plantas ubicada en el Bajo Belgrano. Para el ente recaudador de la Ciudad de Buenos Aires, sin embargo, el ministro de Hacienda vive en un baldío. Y eso le permite pagar mucho menos de lo que debería al fisco porteño. según informa el diario Tiempo Argentino.

El ministro paga 2458,11 pesos por mes de ABL e impuesto inmobiliario por un “descampado de 332 m2, con 0 m2 de obra construida.

En el caso del ministro, la casa fantasma tiene unos 280 m2 elevados en madera y hormigón. La construcción ocupa los 8,76 metros de frente del terreno, y se extiende hasta promediar los 38 metros que posee de fondo. El resto es un parque de gramilla verde que culmina en una piscina rectangular.

Dejá tu Comentario...