Legisladores afines a La Campora le dieron el aval a Cornejo, quién está a punto de lograr su ansiada ampliación de la Suprema Corte provincial.

Bloqueada el año pasado por sus aliados y destrabada ahora por un sorpresivo acuerdo con La Cámpora, que puso en crisis severa al peronismo mendocino.  

Tras algunas vías de negociación fallida, el gobernador sorprendió la semana pasada con una reunión con la senadora nacional Anabel Fernández Sagasti, referente de La Cámpora en Mendoza, en su despacho, tras lo cual se anunció que el oficialismo volvería a insistir con la reforma de la Corte que sería aprobada la semana próxima.

Además del acuerdo con Fernández Sagasti (que aportaría el voto de su ex pareja Lucas Ilardo), el radicalismo contará con el apoyo del ex vicegobernador Carlos Ciurca, referente de una de las corrientes internas del peronismo mendocino. Ciurca aportaría uno o dos votos: Jorge Tanús y Omar Parisi. En la Legislatura se especula con que el aporte sería con el quórum y luego ausencias o abstenciones que posibiliten la aprobación.

 

El acuerdo revivió la interna del PJ, sostenida desde la derrota en las elecciones en 2015 en un delicado equilibrio entre La Cámpora, el sector de Ciurca y el de los intendentes liderados por los hermanos Félix, que conduce formalmente el partido.

El documento que firmaron los diputados en febrero

Fuentes de este sector recordaron a LPO que todos los integrantes del bloque de diputados del FPV-PJ (incluidos obviamente lo que ahora posiblemente acompañen) firmaron un comunicado ratificando que no votarían la ampliación de la Corte “por ser un avasallamiento institucional con el fin de lograr la mayoría automática”.

Recuerdan además que hay una instrucción partidaria del PJ para que no se acompañe el proyecto.

Sin embargo, todo cambió rápidamente y ahora el bloque peronista aparece virtualmente fracturado. Desde el PJ se preguntan qué hay detrás de este giro y sospechan de varios diputados que a fin de mes terminan sus mandatos (el recambio es el 1º de mayo) y que podrían estar negociando algún cargo con el oficialismo. Por eso tampoco se descarta que sean más los peronistas que acompañen.

La versión oficial que se dejó trascender es que el acuerdo con La Cámpora incluye el apoyo de Cornejo a un proyecto de juicio por jurados impulsado por Fernández Sagasti, que ahora presentará el radicalismo. Pero en el peronismo creen que no es más que una pantalla.

“Solamente el impulso de los juicios por jurados no alcanza como explicación para este acuerdo. Si la excusa es esa, es muy pobre. No hay manera de que nos expliquemos por qué ahora aceptan algo así”, dijo a LPO un dirigente del peronismo mendocino.

Las sospechas incluyen un acuerdo para que La Cámpora ubique a algunos abogados cercanos como jueces de primera instancia o en cargos importantes de la justicia. Incluso, se especula con que en la negociación haya entrado alguno de los nuevos lugares en la Suprema Corte, ya que además de los dos nuevos jueces que ingresarán hay uno o dos ministros cerca de jubilarse.

Fernández Sagasti ya avisó en declaraciones a medios provinciales que es necesario que haya una mujer en el máximo tribunal provincial.

La jugada de la agrupación de Máximo Kirchner es de una real politítica tan extrema, que hasta los kirchneristas más ultras la repudiaron, como es el caso del diputado nacional Guillermo Carmona, quien afirmó en un twit: “Prestarse a esta maniobra es un acto de absoluta irresponsabilidad, no quiero que mi provincia sea como la Jujuy de Morales”.

fuente: lapoliticaonline.com

foto:Mendoza Post

Dejá tu Comentario...