Ante la notable baja en las encuestas el macrismo volvió a apelar a la “Campaña del miedo” y activó este domingo un operativo para emparentar la crisis de Venezuela con el kirchnerismo y el vocero más ferviente fue Jaime Durán Barba, que en su columna semanal del diario Perfil comparó la actividad criminal de las milicias chavistas a la militancia que acompaña a la ex presidenta.

“Las que cometen los asesinatos masivos en Venezuela son guardias revolucionarias paramilitares. Si Cristina gana las elecciones, cambia la Constitución, como anuncia, y arma a los barras bravas, a su Vatayón Militante de presos comunes, a los motochorros y a grupos de narcotraficantes para que maten a sus opositores tendríamos una guardia semejante”, advirtió el ecuatoriano.

Y se animó a ir más lejos. “Si radicaliza su posición revolucionaria podría participar directamente del negocio del narcotráfico como lo hace la cúpula militar venezolana, apresar a los jueces que combaten el delito como anunció uno de sus voceros y dictar una amnistía preventiva para todos los asesinos y narcotraficantes”, comparó.

No fue un exabrupto más del consultor ecuatoriano. Temprano, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, exponente de la mano dura que el Gobierno quiere promover como parte de la agenda electoral, sostuvo por radio que Venezuela es “un espejo de lo que pasaría en Argentina con el kirchnerismo”.

Si radicaliza su posición revolucionaria, Cristina podría participar directamente del negocio del narcotráfico como lo hace la cúpula militar venezolana, apresar a jueces que combaten el delito y dictar una amnistía preventiva para todos los asesinos y narcotraficantes.

“Son regímenes cerrados, blindados, fundamentalistas, no les importa lo que pasa. Son capaces de no dejar entrar ayuda humanitaria en una situación como la que está pasando Venezuela, con tal de mantener el poder”, completó Bullrich

La severa crisis que sufre la Argentina imposibilita a Macri hacer campaña con la economía y por eso los equipos de estrategia electoral que conducen Marcos Peña y el propio Durán barba, han elegido otros tres ejes: el “regreso” de Argentina al mundo y la lucha contra el narcotráfico y la corrupción. No es casual que el consultor estrella del presidente los engarzara en su columna de este domingo. Como tampoco es casual que sea la ministra de Seguridad la vocera oficial encargada de subrayar la cercanía de Cristina con el régimen chavista.

Bullrich es la cara visible de la “Agenda Bolsonaro” del gobierno, que busca sumar los votos que no le dan los resultados económicos, ensayando un giro a posiciones duras de la derecha, sobre todo en el combate a la delincuencia y la crítica a los regímenes socialistas. De ahí que se la mencione como potencial vice de Macri, aunque hasta ahora los sondeos que manejan en la Casa Rosada indican que sirve más para fidelizar el voto macrista duro, que para ampliar la base electoral.

Se trata de una apuesta riesgosa que no convence a todos en Cambiemos, como advirtió en su momento la propia Carrió.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

fuente: www.lapoliticaonline.com

Gerard404
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas

Dejá tu Comentario...