12/06/17 Salud.

El Gobierno está dando de baja pensiones a personas con discapacidad.

A partir de este mes, y sin previo aviso, el Ministerio de Desarrollo Social decidió aplicar un olvidado decreto de 1997 que establece más exigencias y condiciones que deben reunir quienes buscan acceder a una pensión.

Carolina Stanley y Macri.

 

“El ministerio que comanda Carolina Stanley reflotó el decreto 432 que dictaminó Carlos Menem en 1997 para sacar las pensiones graciables a las personas con ‘invalidez’.

 

 

 

– Se quitó la ayuda social a beneficiarios cuyos cónyuges perciban una pensión o jubilación, incluida si es la mínima.

– También sufrieron la baja de sus pensiones personas con dificultades para manejarse de manera independiente en caso de que cuenten con un tutor que perciba ingresos equivalentes a tres salarios mínimos.

Sin dudas esta medida es un agrave error, invocan a esa resolución que establece una ayuda asistencial solo en casos de “extrema indigencia”, lo que se contradice con tratados internacionales, leyes nacionales y sobre todo con la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad que desde 2014 en Argentina tiene jerarquía constitucional, y reconoce que las personas con discapacidad son sujetos de derechos y no objetos de asistencialismo.

Alguno de los criterios que se usaron, desde el ministerio, para retirar pensiones no contributiva fue que el beneficiario posea bienes, por ejemplo, un auto o un inmueble, siendo este bien una necesidad para muchos que no pueden movilizarse en transporte público, los que con dificultad tienen un techo para vivir también se quedaron sin pensión.

LA MULTISECTORIAL POR DISCAPACIDAD LANZÓ EN EL DÍA DE HOY UNA CAMPAÑA PARA LA RESTITUCIÓN DE LAS PENSIONES.

 

Denunciamos (Petición, suma tu firma)

Desde mediados del año 2016 miles de argentinos que perciben pensiones no contributivas por invalidez (ancianos, niños, adolescentes, adultos con discapacidad, o personas que sufrieron un accidente y no pueden trabajar) se vienen enterando cuando van al banco a cobrar; que les han quitado la pensión con la que aún con dificultad subsistían.

En las largas filas de los Bancos nos encontramos con escenas desgarradoras de incertidumbre, desesperación y tristeza, de abuelos o personas con discapacidad que van a retirar su pension y tienen que volverse con los bolsillos vacíos; muchos no tienen ni siquiera dinero para regresar a sus casas.

No encuentran explicaciones, nadie da la cara en ninguna repartición. Además de perder los escasos $ 4.475 mensuales pierden también la ya deficitaria cobertura del “INCLUIR SALUD”, ex PROFE, con la que tenían medicación, rehabilitación, transporte, prótesis, sillas de ruedas, etc. Una vez retirada la pension, las personas abuelos o discapacitados dejan de recibir esta cobertura asistencial.

Dejá tu Comentario...