Un informe de la UBA revela la sangría de beneficiarios del programa para estudiantes primarios, secundarios y universitarios. Las cifras del derrumbe en la era Macri.

Trabas para el acceso, otras tantas dificultades para cobrar y la constante licuación de un aporte que resultaba clave para sostener los estudios por el efecto sostenido de la inflación.

Las tres variables forman parte de la larga lista de quejas que acumulan los beneficiarios de becas del Programa de Respaldo para Estudiantes de Argentina –conocido como Progresar–en diferentes sectores de la comunidad educativa.

El diagnóstico que se multiplica en miles es el resultado del proceso de desmantelamiento durante los últimos tres años del plan ideado como un esquema de ayuda económica a jóvenes de entre 18 y 24 años de bajos recursos para que terminen la escuela primaria, secundaria e inicien o continúen sus estudios terciarios y universitarios. Los mismos que el gobierno hoy intenta seducir con un Servicio Cívico Voluntario en Valores administrado por la Gendarmería.

Gerard404
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas

Dejá tu Comentario...