Junto a Fela Kuti definió la mezcla de uno de los brazos más poderosos de la cultura africana.

En los últimos años tocó con Damon Albarn y continuó con su carrera solista. Tenía 79 años y residía en París.

Allen murió el jueves 30 de abril, a los 79 años, en París, donde residía desde hace mucho tiempo. Pese a que no se conocen aún las causas de su muerte, en su entorno se asegura que no fue por el coronavirus.

Antes de morir, Tony Allen –definido por Brian Eno y el DJ Jeff Mills como el “mejor baterista” de todos los tiempos– nunca puso en hiato su carrera musical propia.

En 2019 ganó un Grammy con Celia (tributo a Celia Cruz), de Angélique Kidjo, y su álbum colaborativo con Hugh Masekela, Rejoice, salió a principios de este año. En 2017 había editado su último disco de estudio, The Source, en el que había dejado de lado el rock y la exorcización africana para adentrarse en el jazz (se editó por Blue Note), lo que fue advertido por el EP A Tribute to Art Blakey & The Jazz Messengers

Al mismo tiempo que trabajaba como ingeniero para una estación de radio, a los 18 años, empezó a tocar la batería. Tras consumir durante esos años el highlife (estilo musical de origen ghanés que agrupaba el jazz, los ritmos autóctonos y el guajeo cubano), el músico conoció a Fela Kuti a mediados de los ’60.

Cuando el saxofonista lo invitó a audicionar, le preguntó al final de la sesión: “¿Cómo es posible que alguien en Nigeria pudiera tocar jazz y highlife de esa forma”. Pero lo bueno no dura tanto. Entonces, después de grabar alrededor de 30 discos en conjunto, el baterista abandonó el grupo Africa ’70 (consecuencia de Koola Lobitos).

Se fue porque no le pagaban los derechos de autor y también debido a que su compañero de proyecto no le reconocía su aporte en la creación del género. Antes de su partida, apareció un registro de culto, Live!, en el que la banda flirteaba con el baterista de Cream, Ginger Baker.

Allen, cuya rúbrica en el afrobeat es evidente en trabajos de la magnitud de Expensive ShitZombie Unknown Soldier, escribió en su autobiografía, Master Drummer of Afrobeat (2013): “Nunca me detengo. Nunca dejo de experimentar. No me gusta repetirme demasiado. Necesito seguir adelante”.

Gerard404
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas

Dejá tu Comentario...