Los perdedores del rock. La biografía de muchos artistas que podrían haber formado parte del “olimpo” rockero, ya sea como eventuales miembros de las bandas emblemáticas de la historia o como destacados solistas, pero quedaron en el umbral por diversos motivos, es rescatada por el periodista Maximiliano Poter en su libro “Losers: Historias de famosos perdedores del rock”.

Se trata de un trabajo que reúne 11 casos de personajes que fueron parte de grupos como The Beatles, The Rolling Stones, The Police, Kiss o AC/DC; o que estuvieron a punto de alcanzar la fama, pero vieron frustrados sus sueños a último momento por diferentes vueltas del destino.

Así como “Losers” rescata historias más conocidas como la de Pete Best, el baterista de Los Beatles, sustituido por Ringo Starr antes de grabar su primer disco o la de Ian Stewart, pianista y fundador de Los Rolling Stones, que fue excluido de la foto oficial del grupo pero siguió colaborando con él; también se zambulle en otras biografías menos célebres.

Así aparecen Jimmie Nicol, un oscuro baterista que reemplazó a un Ringo enfermo en un tramo de la primera gira de Los Beatles por Europa; Terry Reid, un cantante que rechazó ser parte de Led Zeppelin, pero sugirió en su lugar a Robert Plant; Gloria Jones, amante de la estrella glam Marc Bolan, quien conducía el automóvil la noche del accidente que le costó la vida; o Mark St. John, un virtuoso guitarrista que chocó con el ego de Gene Simmons y Paul Stanley en Kiss.

También hay lugar en “Losers” para el primer cantante de AC/DC, que no pudo lidiar con el autoritarismo de los hermanos Young; Henry Padovani, la cara punk de The Police, quien fue corrido por el guitarrista Andy Summers; la tragicómica historia de Bobby Jameson, un artista de gran potencial que a cada paso parecía atraer a la desgracia o el desgarrador destino del Maniac Street Preachers Richey Edwards, quien se esfumó de la faz de la tierra en 1995 y, hasta el día de hoy, nadie sabe su paradero, incluidos sus amigos y familiares.

“Escribí perfiles de muchos de estos personajes en diversos medios y, a partir de ahí, me agarró curiosidad porque fui dando con historias maravillosas, trágicas, agridulces, que son bastante desconocidas para el público en general”, explicó Poter.

Más allá de una narrativa que, por momentos, pareciera ser parte de un guión poco creíble de Hollywood, el gran valor de este trabajo reside en una exhaustiva documentación, en donde los protagonistas tienen voz propia.

-¿Cómo tuvo conocimiento de estos personajes?

-Llegué por diversas vías. En muchos casos, tuvo que ver el hecho de ser fanático de algunas bandas famosas y conocer sus historias. Pero a medida que me fui interiorizando, me fui enterando de cosas que no sabía.

-¿Cómo hizo para tomar distancia de las versiones oficiales en cada historia?

-Traté de buscar las voces de los protagonistas y darle un contrapunto a lo que se sabía de ellos. De ninguna manera quise que fueran los protagonistas los que tuvieran la voz cantante de su historia

-¿Por qué eligió ese título para libro?

-“Losers” apela a varios sentidos. Uno de ellos es la provocación que lleva a preguntar ‘¿quién es este tipo para tratar de perdedores a personas que tuvieron una vida mucho más interesante que la de él?’. Perdedores somos todos. Todos hemos dejado pasar algún tren o vivimos situaciones en las que pensamos que la íbamos a pegar pero no. El destino nos jugó malas pasadas a todos. No intenté ponerle una categoría de perdedores de manera peyorativa a estas personas. Al contrario, intenté ponerle luces a vidas que me parecen maravillosas. fuente: Agencia Telam/Unidiversidad

Dejá tu Comentario...