La cuarta edición del “Giagnoni Rock Fest” estaba programada para este sábado y domingo, pero el gobierno lo censuró.

Este sábado y domingo estaban programadas las dos fechas del Giagnoni Rock Fest en el viejo galpón ferroviario del distrito “Ingeniero Giagnoni” en Junín.

El encuentro artístico, musical y solidario independiente y autofinanciado fue censurado desde la intendencia del distrito avalados en el código contravencional, tampoco les permitieron la bajada de una linea de luz y la disposición de una linea abierta con el centro de salud para contar con una ambulancia en caso de que se lo requiera. 

Días posteriores un miembro de la organización había sido visitado en su hogar por  la policía local, quienes le notificaron que no podrían llevarlo adelante el evento, ya que, el nuevo código contravencional exige el registro y aviso de todas las manifestaciones a la fuerza pública y estos no los aceptaban.

En estas jornadas, la propuesta tenía como protagonistas a muchas bandas locales: “Insurrectxs”, “Che Compadre”, “Konecto”, “Real InspiraZion”, “Akaparados”, “Sin Saliva”, “Secholaburra”, “Ruta Kilimanjahro”, “UTT”, “La mente del caballo”, “Muerto”, “Piorrea”, “Borgoña”, “Anomalía Perfecta”, “Mothor Rock” e “Hidalgo y sus Galácticos”.

Este evento tiene como principal objetivo tres puntos fundamentales con un fuerte compromiso social y solidario, variables que el gobierno provincial no tomó de interés ni se dispuso a apoyar la actividad, en la cual se iban a recolectar alimentos no perecederos para ayudar a merenderos comunitarios de la Zona Este.

El Giagnoni Fest Rock nació bajo la consigna de la recuperación de un proyecto “Centro Cultural” emplazado en el galpón ferroviario de Ingeniero Giagnoni, este espacio hace años se encuentra abandonado. La apropiación de espacios comunitarios para el fomento popular de la cultura es una iniciativa muy valiosa en estos tiempos de desidia y abandono estatal, por su gran aporte de contención de jóvenes y generador de arte genuino, ya que, apuesta a la difusión de aquellas bandas mendocina en busca de espacios para mostrar sus trabajos y concurren sin esperar nada a cambio mas que sumar a la solidaridad.

Esta vez la censura fue mas fuerte que la voluntad popular, avalados en normas jurídicas y decisiones políticas retrogradas que avasallan derechos fundamentales para los ciudadanos, como la cultura y el encuentro social apuntalado por la solidaridad. 

Dejá tu Comentario...