En Junín, en la Escuela 1-002 «Manuel Blanco Encalada» un grupo de padres y madres presentaron una nota para rechazar el uso del lenguaje inclusivo en la escuela. En respuesta a esto un grupo de alumnos desplegaron carteles en el colegio en apoyo a la docente.

Esto, a raíz de que Carolina Gutiérrez, la vicedirectora saluda a diario con la expresión «todas, todos, todes».

El pasado jueves, un grupo de padres y otras personas ajenas a la comunidad de la escuela se acercaron al establecimiento para hacer oír su queja, en repudió al uso de lenguaje inclusivo de la docente con gritos y maltratos de por medio.

En respuesta al hostigamiento que recibió la docente vecines y alumnes de la comunidad e integrantes del colectivo de Diversidad de Rivadavia, realizaron un reclamo pacífico a las afueras del colegio con carteles y pancartas en apoyo a la docente. Entre sus lemas se leía; “LA  HOMO BI TRANS FOBIA TIENE CURA; LA EDUCACIÓN”

Dentro de su plan de acción las personas autoconvocada izaron una bandera de la Diversidad en el mástil de las afueras de la institución y tomaron una fotografía. Esto generó una cataratas de criticas e insultos de personas en las redes sociales con un alto grado de violencia, incluso algunos portales salieron a decir que; “la bandera había estado toda la noche izada y que en la madrugada no docentes la habían retirado.” Lo cuál, no había sucedido. 
El lenguaje es una puerta de acceso al mundo.

Con el lenguaje no solo nos comunicamos, también pensamos y sentimos la realidad que nos rodea, la cultura y la historia. Desde este punto de vista, el «lenguaje inclusivo» permite nombrar y por lo tanto visibilizar identidades que hoy el sistema de la lengua española oculta. Y al ocultar, niega.

Gerard404
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas

Dejá tu Comentario...