Amnistía Internacional  señaló que el gobierno del presidente de Brasil, Bolsonaro “debe modificar su desastrosa política de dejar la selva amazónica expuesta a la destrucción, facilitando con ello que se haya llegado a la crisis actual”.

Amnistía Internacional (AI) documentó este año las invasiones ilegales de tierras y los incendios provocados cerca de territorios indígenas en la Amazonia. “En los territorios que AI visitó, la deforestación duplicó este año comparado con el mismo periodo de 2018, debido a invasores ilegales que talan árboles, provocan incendios y atacan a las comunidades indígenas”.

Naidoo agregó: “A pesar de esto, el presidente Bolsonaro intentó deliberadamente debilitar las medidas de protección de la selva y socavar los derechos del millón de personas indígenas que viven en ella”.

“Ahora que la ciudad de São Paulo, a miles de kilómetros de la Amazonia, ha quedado sumida en la oscuridad a causa del humo de los incendios, el Presidente intentó desprestigiar a las ONG con la calumnia de que fueron las organizaciones las que provocaron los fuegos”, sostuvo.

En tal sentido, AI instó al presidente de Brasil a tomar medidas inmediatas para detener el avance del fuego. Esto es esencial para proteger el derecho de las personas a un medio ambiente sano, así como su derecho a la salud, dado el impacto de los incendios sobre la calidad del aire en amplias zonas de Brasil y de países vecinos.

“Lo que sucede es trágico para nuestra región y para el mundo. El activismo en favor de la protección de los derechos humanos de los pueblos indígenas desde Brasil a Ecuador es fundamental para evitar que la deforestación vaya en aumento. Es nuestro deber actuar ya”, indicó Mariela Belski, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina.  “Para las comunidades la Amazonía es más que el pulmón del planeta: es su hogar”, concluyó Naidoo. fuente: InfoGEI

Gerard404
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas

Dejá tu Comentario...