Luego de las fuertes tormentas del lunes en la zona de Potrerillos, por la creciente en cauces naturales, entró agua en casas ubicadas a la vera de los arroyos La Hoyada y Las Vacas.

El peligro de construir en zonas de montaña y a la vera de cauces naturales, donde no existe la habilitación correspondiente, queda cada año de manifiesto cuando las tormentas azotan y las viviendas quedan expuestas a los desbordes de ríos o arroyos.

Así sucedió esta semana, después de la tormenta del lunes, cuando desbordó el arroyo La Hoyada y el agua entró en los patios de las casas provocando riesgos para los habitantes de las propiedades.

Tras el alerta emitido por la Dirección de Defensa Civil, que recibió la denuncia de los damnificados, un equipo de la Dirección de Hidráulica se trasladó inmediatamente a la zona de Las Vegas para brindar atención primaria, responder a la situación de emergencia y mitigar el peligro generado por las erosiones.

“Las casas continúan en riesgo porque están construidas en zonas donde no hemos encontrado antecedentes de habilitación. Además de no estar permitido, quienes se van instalando intentan modificar los cauces naturales de agua, ponen caños por encima del río como una especie de puentes, y estos retienen sedimentos que, en caso de una crecida importante, se desplazan a puntos más bajos quedando el lecho del cauce más alto que las propiedades”, explicó David Cangialosi, director de Hidráulica.

Para continuar con las tareas de seguridad, desde la repartición han puesto a trabajar una retroexcavadora, una topadora y un camión con el fin de controlar la erosión y reforzar los terraplenes.

Las viviendas más comprometidas son las que se encuentran en una zona donde confluyen los arroyos La Hoyada y Las Vacas. Este último cruza la ruta 89 hacia Tupungato y, en 2013, tras una importante creciente, la Dirección de Hidráulica debió intervenir para construir un puente vehicular que permitiera la reconexión.

“En la zona montañosa, el agua tiene más fuerza por la pendiente del suelo, lo que genera erosiones que implican un riesgo para las personas y las propiedades. Hemos encontrado viviendas instaladas dentro de los cauces y modificaciones en los caminos de agua y el peligro se suscita cuando hay crecidas, porque los ríos intentan volver su curso natural”, indicó Cangialosi.

El funcionario reiteró las medidas de seguridad preventivas para mitigar el impacto de las tormentas. En este sentido, recomendó “no instalarse en zonas de riesgo y sin habilitación municipal y de la Dirección de Hidráulica de la provincia” y tampoco “modificar los cauces de agua ni realizar construcciones indebidas”.

Gerard404
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas

Dejá tu Comentario...