Una mujer de 34 años se encuentra en el Hospital Lagomaggiore de Ciudad, en grave estado de salud en terapia intensiva.

Al ingresar en la guardia del nosocomio, adujo tener una hemorragia desde hacía tres días y fiebre. Los médicos constataron que hubo un aborto incompleto, aparentemente espontáneo, y ella adujo no saber que estaba embarazada.

A ocho días del tratamiento en el Senado del proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), el pasado jueves 2 de agosto ingresó a la guardia del Hospital Lagomaggiore una mujer de 34 años, madre de cinco hijos. A la hora de la consulta, la mujer tenía una hemorragia desde hacía 72 horas y fiebre.

Cuando fue llevada a un quirófano, se observó que hubo un aborto incompleto, por lo que se le realizó un legrado. La paciente había referido una fecha de última menstruación “incierta” y desconoció que hubiese estado embarazada. Según algunas fuentes del hospital, al no saber de su estado, negó haberse practicado maniobras abortivas, por lo que se conjetura que fue un aborto espontáneo.

Lo cierto es que el jefe de Terapia del establecimiento de salud pública, José Luis Marengo, confirmó en conferencia de prensa que la mujer sufría un proceso infeccioso en el útero y que eso puede ocurrir tanto debido a un aborto inducido como a uno espontáneo. Por este motivo, luego del legrado se le practicó una anexohisterectomía, es decir, se le extrajeron el útero y los ovarios a causa de la infección.

A pesar de las intervenciones médicas, la paciente está en estado grave, internada en el área de Terapia Intensiva del Hospital. Está intubada, con coma inducido. Las autoridades del Lagomaggiore aseguraron que, en estos casos, las posibilidades de mortalidad son de un 60 %. “Hay que ver cómo evoluciona”, dijeron.

 

Legrado versus AMEU

Aunque el legrado uterino instrumental (LUI) es un método ampliamente usado en los hospitales, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado que, para los casos de abortos de 12 a 14 semanas de edad gestacional o menos, el método más seguro es el de aspiración manual endouterina (AMEU).

El obstetra Ernesto Olcese confirmó que en el Hospital Lagomaggiore cuentan con los instrumentos necesarios para este último método, pero que depende del caso que utilicen uno u otro. Cuando hay embarazos detenidos que no tienen complicaciones asociadas, explicó, utilizan el AMEU, pero cuando hay mayor riesgo, se apela al legrado.

“A veces, cuando se produce un aborto incompleto, la placenta puede quedar muy adherida a las paredes del útero. Entonces, el raspado por aspiración suele no ser efectivo para esos casos”, aseguró Olcese.

No obstante, para los abortos inducidos quirúrgicos, la OMS ha insistido en que “la aspiración endouterina con un aspirador manual o eléctrico es el método recomendado (…) para embarazos con una edad gestacional no mayor de 12 a 14 semanas. En los lugares donde aún se practica el procedimiento de legrado uterino instrumental (LUI), también conocido como dilatación y curetaje (D&C), este se debe sustituir con la aspiración por vacío a fin de mejorar la seguridad y calidad de la atención brindada a las mujeres”.

fuente: Milagros Martín Varela/Unidiversidad

 

Dejá tu Comentario...