Durante esta semana y al igual que las anteriores trabajadores municipales de la delegación de Palmira realizan como medida de fuerza asambleas diarias en sus lugares de trabajo debido a los bajos salarios que perciben.

El reclamo se debe al pedido de un aumento salarial acorde a la inflación, que les permita afrontar la constante suba de precios de la canasta básica, el incremento desmedido de impuestos de estos últimos meses y al acuerdo de un bono de fin de año como el que han acordado otras municipalidades de Mendoza. 

“Nuestro bono de sueldo es una vergüenza, desde hacen varias semanas venimos realizando asambleas con los compañeros y compañeras para que el ejecutivo atienda nuestra problemática pero solo recibimos respuestas negativas y la situación se hace cada vez mas difícil y cuesta arriba.” Nos decían los empleados en reunión.

“Estámos reclamando un bono de fin de año como el que han acordado otras municipalidades de $12.000 y por ende no entrar en el acuerdo de los $5.000 que el gobierno quiere acordar. Además buscamos tratar un aumento salarial que nos permita recuperarnos del defasaje del costo de vida actual.”

“La medida de fuerza va a seguir en cuanto no recibamos respuestas del ejecutivo de una suba salarial que nos permita afrontar la constante suba de precios de los alimentos y los servicios a los que cada vez se nos hace mas difícil acceder” Continuaban.

Un empleado municipal percibe de bolsillo y con todos los descuentos correspondientes, la ínfima suma de $5,300 mensuales de básico. Monto totalmente desproporcionado a los gastos que deben costear decenas de familias jarilleras, sumado al desmedido aumento de impuestos y servicios que sufren todos los argentinos.

Dejá tu Comentario...