Como todos los 2 de abril, los argentinos conmemoramos a los Veteranos y a los caídos en la Guerra de Malvinas.Allí se recuerdan las historias de los Soldados que tuvieron que librar esas batallas, pero además también las que fueron poco contadas como la intervención de las Mujeres, como además la solidaridad demostrada por algunos países hermanos.

Malvinas: las mujeres excluidas de la memoria colectiva

Durante el conflicto bélico, de trabajadoras de la salud, enfermeras, instrumentadoras quirúrgicas y especialistas en terapia intensiva, algunas apenas en el inicio de su carrera o aspirantes a enfermería, recibieron a los combatientes heridos, tenían entre 15 y 30 años de edad. Distribuidas tanto en tierra en hospitales ambulantes como en mar a bordo de buques, estuvieron presentes en la zona de conflicto y se encargaban, además de la asistencia médica, de contener emocionalmente a a los soldados que volvían con frío, con hambre, golpeados, amputados o quemados.

Estas mujeres, además, sufrieron maltrato y acoso por parte de los hombres, no recibieron atención médica o psicológica, ni se les permitió comunicarse con sus familias durante unos días. Además, tampoco se las dejó, durante mucho tiempo después, que hablaran sobre el tema.

Hoy en día, siguen sin ser reconocidas socialmente, no reciben la pensión vitalicia otorgada a los militares y civiles ni fueron incluidas en la ley que reconoce a los veteranos y los caídos de la guerra de las Malvinas por no encontrarse dentro del perímetro de las islas contmpladas en la legislación.

BOLIVIA: 25.000 BOLIVIANOS SE OFRECIERON PARA LUCHAR POR ARGENTINA

El 26 de mayo de 1982, una solicitada del periódico bonaerense La Razón reportó desde Salta, que 25.000 bolivianos se habían ofrecido como voluntarios en el conflicto.

La solicitada del periódico bonaerense daba cuenta de que el que el Gobernador salteño de la dictadura, capitán de navío Roberto Ulloa, Centro Boliviano de Salta y la Federación de Excombatientes de la Guerra del Chaco reportaban que alrededor de 25.000 bolivianos se habían ofrecido como voluntarios para participar  en el conflicto, aunque nunca llegó a confirmarse una real participación de éstos.

Además en esa época, muchos bolivianos o hijos de bolivianos radicaban y cumplían su servicio militar en Salta y Jujuy, los cuales con solo 17 y 18 años fueron obligados como muchos otros jóvenes a ir a la guerra con Gran Bretaña.

El periodista y escritor Daniel Kon, autor del libro Los chicos de la guerra, si bien no hace referencia y diferencia a los jóvenes por nacionalidad, es quien deja entrever que muchos conscriptos de origen boliviano fueron maltratados y lucharon por las islas reclamadas.

PERÚ: Una escuadrilla en vuelo sobre los Andes

Comenzada la guerra abierta a finales de abril, los argentinos se hallaron pronto en una situación grave: no podían sustituir el material que perdían, debido a los embargos aplicados por la Comunidad Europea, la Commonwealth y EEUU. Francia no entregó más misiles Exocet ni a Argentina ni a países que se los pudieran ceder, como Perú.

Entonces el Gobierno peruano vendió al argentino 10 aviones de combate  Mirage MP5-P, y para que llegasen a tiempo, las tripulaciones los llevaron en un vuelo secreto. Una madrugada de mayo, la escuadrilla despegó de la base de La Joya (Arequipa), voló en silencio absoluto a 33.000 pies de altura sobre territorio boliviano y unas horas después aterrizó en la base de Tandil, al sur de Buenos Aires.

Es importante destacar el compromiso del Presidente del Perú, de ese entonces, Belaúnde Terry, quién hizo gestiones permanentes en favor del derecho legítimo de la soberanía de Malvinas, ante los diferentes organismos americanos y mundiales.

 

Gerard404
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas

Dejá tu Comentario...