Unas 200 mil personas se movilizaron en Francia donde cortaron las rutas contra la política del Gobierno en materia de carburantes. Hubo 400 heridos y un muerto.

Unas 200 mil personas se movilizaron contra los tarifazos y cortaron rutas en 150 puntos del territorio galo, sobre todo en autopistas.

La denominada “revuelta de los chalecos amarillos”, también bautizada como “el movimiento del 17 de noviembre” tuvo fuerte eco en París pero también en Aviñón, Lyon, Caen, Rennes, Cannes y Fréjus, entre otras.

Según el balance oficial, las manifestaciones y bloqueos tuvieron un saldo de 400 heridos, 300 detenidos y una mujer que murió atropellada.

Por el momento la revuelta no logró hacer cambiar de opinión al gobierno francés. Durante una entrevista con el diario Le Parisien, el ministro para la Transición Ecológica y Solidaria, François de Ruby, insistió en que no se alterará “la trayectoria prevista” en materia de fiscalidad ecológica. Según De Rugy, es absolutamente indispensable cambiar el modelo de transporte y energético, dejando atrás la dependencia del petróleo.

El abandono de los motores diésel –que son mayoría en Francia- es también una prioridad, dado su carácter muy contaminante.

Macron, que se encontraba en el Palacio del Elíseo cuando los manifestantes se acercaron al edificio y fueron reprimidos con gases antidisturbios, continúa manteniendo silencio sobre la crisis.

Según una encuesta de Le Journal du Dimanche, la popularidad de Macron ha caído al 25%, el mínimo desde que fue elegido presidente. fuente: Infonews

Gerard404
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas

Dejá tu Comentario...