El nuevo presidente brasileño encargó la misión de identificar, delimitar y crear nuevas reservas indígenas. También eliminó a la comunidad LGBT de la lista de las directrices de protección de los derechos humanos.

Entre las tres primeras medidas que anunció al día siguiente de su asunción, Bolsonaro dispuso un aumento del 4,61% para los salarios mínimos de los brasileños, que quedaron fijados en unos 257 dólares, monto menor al que el gobierno saliente había establecido para este año según los cálculos realizados en el presupuesto 2019: 1.006 reales, es decir, 259,6 dólares.

En otro decreto, Bolsonaro traspasó al Ministerio de Agricultura la misión de identificar, delimitar y crear nuevas reservas indígenas. Esa decisión puso en guardia a las comunidades indígenas, ya que la cartera de Agricultura quedó en manos de Tereza Cristina Correa, una hacendada que coordinaba la bancada de los propietarios rurales en el Congreso.

La prensa brasileña también puso la lupa sobre una “medida provisoria” con fuerza de ley que eliminó a la comunidad LGBTI de la lista de las directrices de protección de los derechos humanos que antes estaban amparadas en el organigrama ministerial.

 

Gerard404
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas

Dejá tu Comentario...