El Tribunal Oral Federal 1 de San Martín condenó a dos exdirectivos de la automotriz por el secuestro de trabajadores de la planta de Pacheco durante la dictadura.

Es la primera sentencia contra jerarcas de una multinacional, no como cómplices, como partícipes directos en los delitos de lesa humanidad. Recibieron penas de 10 y 12 años de prisión.

 

Este martes se hizo historia en Argentina. Por primera vez, la justicia declaró culpables a dos exdirectivos de una multinacional por haber participado en crímenes de lesa humanidad durante el último régimen militar (1976-1983).

Los obreros, la mayoría de ellos representantes sindicales, fueron secuestrados en sus puestos de trabajo y torturados dentro de la misma planta que Ford tenía -y sigue teniendo- en la zona de General Pacheco, al norte de la ciudad de Buenos Aires.

Pedro Müller, gerente de manufacturas y segundo en la escala jerárquica de la empresa al momento de los hechos, fue condenado a 10 años de cárcel.

Héctor Francisco Sibilla, un teniente coronel retirado que fue jefe de seguridad de la planta, recibió una pena de 12 años.

 

Gerard404
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas

Dejá tu Comentario...