El empresario detenido Lázaro Báez pidió la intervención de la Corte Suprema de Justicia por la violación de su intimidad a través de las escuchas que se le hicieron en el teléfono público de la cárcel de Ezeiza. 
 
Este pedido de Báez fue realizado a través de su abogado, Víctor Hortel. Según publicó el diario Página 12, Báez denunció la ilegalidad de la escucha y que además fue cortada y editada. 
 
Dijo que así como no existió el diálogo con otra de sus defensoras, Elizabeth Gasaro, tampoco existe la versión actual. “Su entorno contó que “muchísimas veces lee por teléfono versículos de la Biblia y es obvio que se refiere a Dios, no a Néstor Kirchner. Todo es vergonzoso””, señalaron en la nota. 
 
Cabe destacar que -sugestivamente- la Unidad de Información Financiera (UIF) pidió la validación legal del audio, que la grabación fue realizada y estuvo en manos de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), y que ambas dependen de Mauricio Macri.
 
Según publicó Página 12, remitiéndose a declaraciones de un camarista, “ordenar una escucha a un teléfono público es de dudosa legalidad.  Viola la intimidad de los detenidos. Pero si, por urgencia o necesidad, un juez considera que no tiene otro camino, debe destruir inmediatamente las escuchas que no corresponden a la persona investigada”.  
 
La publicación señala que “el juez que ordenó las escuchas, Federico Villena, primero ordenó que se destruyeran y luego autorizó que se entregue a Claudio Bonadio una copia hecha en base al back up que tenían en la Dajudeco. Eso solo ya constituyó una ilegalidad y una violación de la intimidad de los detenidos”. 
 
“Esas grabaciones ya habían estado en manos de la AFI, que hizo el trabajo y las transcripciones dentro de la Dajudeco, y luego los textos y grabaciones pasaron por Bonadio, el fiscal Carlos Stornelli y los miembros del Consejo de la Magistratura que pretenden usar las escuchas contra el juez Alejo Ramos Padilla”, detalla el texto firmado por los periodistas especializados Raúl Kollmann e Irina Hauser. 
 
Agregaron además que “quienes rodean a Báez sostienen que el constructor quedó asombrado con la versión de las escuchas difundida este fin de semana”. 
 
También explicaron que “el diálogo no fue con Gasaro sino con una amiga. Es decir que Báez tuvo razón en que no habló así con la abogada. Y la violación de su intimidad es igual de grosera o aún peor, ya que se trata de un intercambio muy personal”. 
 
En este sentido se remarcó que Báez “dice que se hizo una edición aprovechando su religiosidad. Quienes lo conocen cuentan que Báez lee versículos de la Biblia cuando se comunica por teléfono con su entorno, incluso a veces con sus abogados. El empresario siempre fue muy creyente, pero ese carácter se acentuó en la cárcel.  En síntesis, la mujer afirma en la grabación difundida que “la vida y Dios te van a devolver todo”. A esa frase, Báez contestó que todo lo que tiene es de “un señor que está en el cielo. Me lo dio para que lo administrara y no lo supe administrar en la forma adecuada que él quiso que lo administrara. Cometí los errores que cometí y quizás por eso estoy donde estoy. Para tener un acto de reflexión, rever las cosas que se hicieron y repensar. Veremos si él me da una oportunidad distinta para no volver a cometer los mismos errores”. fuente: Infonews
Escuchas, ilegales y ¿editadas?: “Es obvio que se refiere a Dios y no a Néstor”
1 (20%) 1 voto[s]

Dejá tu Comentario...