Durante lo que resta de 2018 y hacia enero del año próximo, todo indica que no sólo la inestabilidad climática seguirá sorprendiendo a los mendocinos. Se prevé, de hecho, una transición hacia el verano más calurosa a la de la temporada estival 2017-2018 cuando se registraron olas de calor que hicieron subir los termómetros por encima de los 35 grados centígrados, inclusive cuando aún la región transitaba por la estación primaveral.

A la inestabilidad reinante, se sumarán otros fenómenos para lo que queda del mes en curso. Por un lado, el Zonda, que se manifestó durante octubre con tres eventos significativos para la provincia, seguirá soplando al menos tres veces más.

A contramarcha del panorama vivenciado en 2017 en materia de acumulación de agua proveniente de lluvias (el total superó en 100 milímetros cúbicos al promedio anual, que es de 240 milímetros cúbicos), los especialistas adelantan que en lo que va de este año llovió mucho menos: 130 milímetros cúbicos, de acuerdo a los datos de la Estación Cricyt. En ese sentido, el promedio normal se alcanzaría en un escenario de lluvias muy abundantes para lo que resta de este año.

Juan Rivera, investigador del Programa Regional de Meteorología (PRM) del Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (Ianigla, CCT-Conicet) detalló que de hecho, 2017 fue más lluvioso que 2018. “Si lloviera de manera normal durante lo que resta de noviembre y a lo largo de niciembre, podríamos acercarnos al promedio anual pero esto aún no se puede confirmar”, dijo el profesional.

A partir de las investigaciones realizadas, Rivera aclaró que esta temporada “podría presentar temperaturas superiores a la media normal, que es de 22,6 grados para la época”. Aclaró además que aún es prematuro atribuir las variaciones climáticas vividas en la región al fenómeno conocido como “El Niño Oscilación Sur”, que implica el aumento de un grado y medio en las temperaturas superficiales del Océano Pacífico Ecuatorial Central.

“Si bien hay que esperar a ver cómo será la evolución de los fenómenos durante al menos cinco trimestres consecutivos para determinar si estamos (o no) en medio del fenómeno El Niño, es posible que las condiciones de inestabilidad general perduren al menos hasta el otoño”, dijo Rivera.

Previsiones en todo el país

De acuerdo a las conclusiones del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) en base a las simulaciones del clima y modelos consensuados, la temperatura será “superior a la normal”, durante noviembre, diciembre y enero sobre las provincias del noroeste argentino; mientras que será “normal o superior a la normal” sobre la región de Cuyo, norte y extremo noreste del país.

Pero además se espera que sea “normal” sobre el resto de la zona central del país y centro-norte de Patagonia; en tanto que sobre el sur de la Patagonia la temperatura será “normal o inferior a lo normal”. fuente: Zulema Usach/Unidiversidad

 

Dejá tu Comentario...