El Vaticano obligó en 2006 a Marcial Maciel a retirarse de la vida pública ante las decenas de acusaciones de abuso y murió dos años después sin pedir perdón.

El prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada, el cardenal João Braz de Aviz, ha reconocido que el Vaticano tenía desde 1943 documentos sobre la pederastia del fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, investigado entre 1956 y 1959, según informa este miércoles ‘El País’.

“Quien lo tapó era una mafia, ellos no eran Iglesia”, ha dicho João Braz en la revista católica ‘Vida Nueva’, en la que subraya que tiene “la impresión de que las denuncias de abusos crecerán, porque solo estamos en el inicio”.

Benedicto XVI, más por presiones que por convicción propia, tomó la decisión de castigarle y le obligó a retirarse en México para dedicarse “a la penitencia y la oración”.

Braz reconoce ahora que Maciel estuvo protegido por Juan Pablo II y numerosos obispos y cardenales. “Es un guía eficaz de la juventud”, dijo el papa polaco sobre Maciel cuando las denuncias eran ya públicas.

Las denuncias de sus víctimas, a las que se sumaron las de las mujeres con las que Maciel había tenido hijos, se extendieron hasta que el Vaticano no pudo ocultarlas. De hecho, en 2009 saltó a la luz la noticia de que Maciel era padre de una joven española.

Gerard404
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas

Dejá tu Comentario...