El medio Unidiversidad dialogó con economistas para conocer a qué sectores de la población son los más afectados por el desempleo luego de que el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) señalara que en Mendoza este índice creció al 5,9 %. Mujeres y jóvenes, los más perjudicados, y la construcción y el comercio, los rubros más dañados.

“Los primeros que sufren esto son los jóvenes de 20 a 30 años. En esta franja etaria es donde más repercute el poco empleo porque tienen menos experiencia, están hace menos tiempo trabajando, o les cuesta adaptarse a ciertos trabajos”, afirmó el economista José Vargas.

Al respecto, el economista Marcelo Licanic explicó a Unidiversidad que lo que suele suceder es que cuando un empleador va a despedir gente, prefiere echar a un joven soltero que a un hombre de 35 años con hijos. “Además, un chico joven empieza a ser productivo recién al año porque tiene que adaptarse y aprender y a las empresas no les conviene, por eso eligen contratar a alguien más grande. Quienes tienen más de 50 años también lo sufren porque es difícil que se jueguen a contratar a alguien que en poco tiempo se jubilará”.

Otro aspecto que destacaron los economistas es el aumento de la subocupación, que según el Indec alcanzó el 13,1 %, que representa unas 59 000 personas en Mendoza. “Más allá del incremento del desempleo, lo que más preocupa es que subió muy fuerte la subocupación, que son las personas que trabajan menos de 40 horas por semana, hacen changas, esto viene creciendo considerablemente. Es preocupante porque son quienes tienen pocos ingresos y no les alcanza para mantener a su familia”, advirtió José Vargas.

En cuanto a los rubros más afectados, el economista ubicó a la construcción, el comercio minorista, las pequeñas y medianas empresas, y la industria manufacturera. “En 2017 hubo una recuperación de la construcción pero desde junio de 2018 empezó a caer por la devaluación y la inflación y se paralizaron las construcciones. Este es el sector donde más se nota cuando hay un crecimiento o, por el contrario, una crisis”, señaló.

Las mujeres, las más afectadas

El economista Marcelo Licanic, por su parte, remarcó que otro sector de la población muy vulnerable es el de las mujeres. “Para ellas es más difícil porque los empleadores tienen el mal preconcepto que se enferman más que los hombres o que son quienes se quedan en casa a cuidar a los hijos”.

En este sentido, citando a Economía Femini(s)ta, el dato a nivel nacional revela que las mujeres más jóvenes son las que presentan menores tasas de actividad y empleo. Un 21,5 % de ellas de 14 a 29 años está desocupada mientras que el porcentaje de varones en esta situación es de 14,5 %.

Asimismo, las mujeres argentinas enfrentan mayores niveles de empleo no registrado: un 37,0 % de trabajadoras asalariadas a quienes sus empleadores no inscriben en la seguridad social, mientras que para los asalariados hombres esta tasa de no registro es del 32,1 %.

Futuro sin mejora

El panorama de los próximos meses no mostrará progresos, según los economistas. Vargas señaló que “la recesión durará dos o tres meses más” y que “seguramente el empleo no mejore” ya que “nadie se la va a jugar a incorporar gente sin saber lo que va a pasar en un año tan inestable”. fuente: Unidiversidad

Dejá tu Comentario...