El caso Próvolo suma nuevas pruebas que demuestran hasta qué punto cierto círculo del clero estaba notificado de la naturaleza sexual de las actividades que los abusadores realizaban dentro del instituto religioso

La causa que investiga los abusos contra menores cometidos en el Instituto Antonio Próvolo podría ser elevada a juicio este mismo mes. El fiscal Gustavo Stroppiana tiene tiempo hasta el 27 de mayo para reunir la mayor cantidad de pruebas que considere pertinentes y así presentarlas como parte del caso. El trabajo no parece ser simple. Recientemente se dio a conocer nuevo material que podría complicar aún más a uno de los curas ya imputados por abuso.

Según el abogado querellante Juan Dantiacq, los documentos hallados comprenden una colección de 50 cartas del religioso Horacio Corbacho donde se dan detalles de las relaciones sexuales que los curas y las monjas mantenían dentro del instituto.

En diálogo con Canal 9, Dantiacq brindó detalles sobre el descubrimiento. “Estas cartas son producto de los últimos allanamientos en los que se secuestraron pertenencias en la habitación de Corbacho. Aproximadamente se secuestraron unas 50 cartas que se pusieron en caja y precintaron para ser abiertas con la presencia del fiscal y la jueza de Garantías que interviene”, explicó el abogado.

El letrado aclaró que, si bien en las cartas no se menciona de forma explícita la existencia, sí se deja entrever que tal cosa ocurría. “No es prudente que revele datos de las cartas, pero hay versos en los cuales hace referencia al sexo y a lo que se vivía ahí, lejos de ser un instituto religioso”, dijo. Consultado sobre si se mencionaba alguna actividad sexual con menores, el letrado respondió: “No directamente, pero sí deja entrever”.

Corbacho es el más joven de los involucrados en el hecho y a él pertenecerían las misivas que ya son parte de la causa. Hay en total 14 imputados y más de 18 jóvenes que denuncian haber sido víctimas de episodios de abuso y corrupción de menores mientras estudiaron y pernoctaron en el instituto.

El material secuestrado fue encontrado en la habitación de Corbacho en uno de los múltiples allanamientos que se realizaron tras las denuncias. Las cartas estaban dirigidas a un diácono de Buenos Aires mencionado con las iniciales R.J.J.G.

El abogado detalló: “Hay contenido sexual escrito y también dibujos de contenido sexual explícito entre las cartas. Además hay referencias con versos y humor donde definen al Próvolo como un hotel alojamiento. Incluso, hay chistes con connotaciones sexuales sobre una monja”.

Los eclesiásticos se referían a esos episodios sexuales con cierto tono burlesco. Llamaban “telo” al instituto educativo y se menciona a una “gatita” con la cual el sacerdote habría mantenido encuentros carnales.

Además, el remitente de las cartas se refiere a Corbacho como “Corborracho”, en alusión a una presunta adicción del imputado a las bebidas alcohólicas.

Antes del próximo sábado, el fiscal Stroppiana y los denunciantes deberán reunirse para recibir información sobre las últimas novedades y el estado actual de la causa.

fuente: unidiversidad.com.ar

Gerard404
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas

Dejá tu Comentario...