La renuncia del ministro de Justicia y el desastre oficial ante la pandemia del coronavirus acorralan al gobierno de Bolsonaro.

Las ciudades más importantes de Brasil, como Río de Janeiro, San Pablo, Porto Alegre son escenario este viernes de masivos cacerolazos contra el gobierno de Jair Bolsonaro, que se encuentra en un laberinto sin salida en medio de la insólita desidia con la que manejó la llegada de la pandemia del coronavirus al país.

Barrios centrales de las metrópolis mencionadas y también de Salvador, Recife y Paraná, entre otras, tenían este viernes como banda de sonido el rugir de las cacerolas, a las que se sumaban gritos desde ventanas y balcones contra el líder ultraderechista.

Según un cable de la agencia Télam, el presidente de Brasil fue acusado por el renunciante ministro de Justicia y Seguridad Pública, Sergio Moro (famoso por haber perseguido y encarcelado a Lula da Silva en un proceso viciado de irregularidades) de haber cometido delitos de intervención política en las investigaciones de la Policía Federal y de alteración de un decreto por el que el mandatario echó en las últimas horas al jefe de esa fuerza.

En tanto, el dólar avanzaba 2,7 por ciento cotizado a 5,67 reales, el mayor nivel de la historia, mientras que el índice Bovespa de la Bolsa de Valores de San Pablo caía más del 5 por ciento tras la renuncia de Moro, que abre la mayor crisis política en Brasil desde que Bolsonaro llegó al cargo, en 2019.

Analistas del mercado financiero citados por la prensa local dijeron que “cayó una de las dos Torres Gemelas del gobierno”, en relación a Moro y al ministro de Economía, Paulo Guedes, considerado un superministro pero opacado por el ala militar en los últimos días.

Los cacerolazos habían sido registrados por última vez la semana pasada, con la salida del ministro de Salud, Luiz Mandetta, echado por Bolsonaro en plena pandemia de coronavirus.

Gerard404
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas

Dejá tu Comentario...