El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se unió a manifestantes que marchaban a favor de su gobierno y en contra del Congreso y la Corte Suprema.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, a pesar de estar  cursando su segunda semana de cuarentena,  rompió las medidas sanitarias por el coronavirus para unirse a una multitud de seguidores y estrechar con ellos las manos.

Bolsonaro decidió desobedecer las recomendaciones médicas, ante la sospecha de haber contraído el Covid-19, luego que a cuatro de sus asesores más cercanos les hubiera dado positivo el análisis, salió del Palacio de la Alvorada (residencia presidencial) para pasar por la manifestación progubernamental que se llevaba a cabo contra el Congreso en la Explanada de los Ministerios, y dio un paseo por la ciudad.

Luego fue al Palacio de Planalto (sede del gobierno) para saludar a sus seguidores, estrechar sus manos e incluso tomarse selfies con los teléfonos celulares de algunas personas, informó el diario brasileño O Globo.

El viernes, después de que la primera prueba de coronavirus de Bolsonaro fuera negativa, Planalto dijo que el presidente tendría un segundo examen en siete días.

Este segundo examen está previsto en el protocolo de Operación Retorno, del Ministerio de Salud, que prevé el segundo control y un tercero, en 14 días. Durante este período, Bolsonaro debe permanecer aislado.

Gerard404
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas

Dejá tu Comentario...