Luego de que el Parlamento porteño comenzara a debatir las modificaciones en la normativa, los artistas se movilizaron hasta la Casa para expresarse en contra de la misma y aseguraron que el Gobierno busca “cercenar aún más los lugares donde poder trabajar”.

Organizaciones de artistas callejeros se movilizaron este martes a la Legislatura porteña para repudiar las modificaciones al Código Contravencional, que fueron propuestas por el Gobierno de la Ciudad.

El conflicto se debe a que; con los cambios que se prevén realizar en la norma, las denuncias por ruidos molestos que provengan de la vía pública podrán ser anónimas y se establecen multas que podrían alcanzar los dos mil pesos, cinco días de arresto o hasta diez días de trabajo de utilidad pública.

Al respecto de la manifestación, una de las representantes de la organización Músicos Organizados, Ana Clara Moltoni advirtió que “los músicos vienen denunciando hace tiempo determinados hostigamientos a la hora de hacer música en la calle, nosotros queremos defender ese derecho y -al parecer- con esa reforma se recrudecería esa avanzada contra el arte callejero”.

“Nosotros planteamos que esto es una fuente de trabajo para muchos músicos, que los ruidos molestos que se esgrimen no son tales y que no son argumentos validos para prohibir una actividad artística, económica y que es abierta a la comunidad”, aseveró y consideró que “los ruidos molestos de la Ciudad provienen de otros artefactos, del tránsito y de otro tipo de situaciones que se dan en una ciudad; nosotros creemos que un músico no es un factor de molestia particular, que debe ser penalizado”.

Los artistas consideraron que con la reforma “se reforzaría el accionar de las fuerzas represivas contra los artistas callejeros” y advirtieron que “es una medida más del plan de guerra llevado adelante por el Estado contra los trabajadores, de la mano del acuerdo con el FMI”.

Asimismo, señalaron que “a la precaria situación que vivimos los artistas, se le suma la ofensiva del Gobierno para cercenar aún más los lugares donde poder trabajar y ejercer un mayor control sobre la calle y el espacio público”.

“Los ataques a los manteros y la persecución y arresto de músicos y artistas callejeros en todo el país es moneda corriente”, señalaron y aseveraron que “para el Gobierno del Ciudad, la música y el arte en la calle es ‘ruido molesto’ y, como tal, debe de ser erradicado”.

El Ejecutivo porteño prevé modificar el artículo 85 del Código de Contravencional.

Para que; “quien perturba el descanso o la tranquilidad pública mediante ruidos que por su volumen, reiteración o persistencia excedan la normal tolerancia sea sancionado con uno a cinco de trabajo de utilidad pública o multa de 200 a mil pesos” mientras que “cuando el origen de los ruidos provengan de la vía pública la sanción será de dos a diez días de trabajo de utilidad pública, multa de 400 a dos mil pesos o arresto de uno a cinco días”.

De la movilización participaron diversas organizaciones: Músicos Organizados, Frente de Artistas Ambulantes Organizados (FAAO), Circo Abierto, Cirqueras organizadas, EDP, Actores en movimiento (AeM), Trabajadores de la cultura ambulante (T.C.A), Hablemos de violencia sin carpa, Circo Fuaa!, Payasos con memoria y Unión de Artistas Independientes (U.D.A.I).

Dejá tu Comentario...