Bodegueros no darán el bono de fin de año

Le avisaron a los gremios que están “en emergencia” y que no pueden pagar el bono firmado a nivel nacional.

Las entidades que nuclean a bodegueros y grandes productores vitivinícolas rechazaron  pagar el bono de 2.000 pesos como mínimo que el Gobierno nacional acordó con entidades empresariales a principios de octubre.

 

La novedad surgió tras una reunión entre la Unión Vitivinícola Argentina (UVA), Bodegas de Argentina, Asociación de Cooperativas Vitivinícolas, Centro de Viñateros y Bodegueros del Este, Federación de Viñateros de San Juan y la Cámara de Comercio de San Rafael, por los empresarios, y la Federación de Obreros y Empleados Vitivinícolas y Afines, Foeva.

Las entidades gremiales afirmaron que “no se encuentran en condición de obligar a todas las empresas por igual al pago de dicho bono”, y explicaron que “esto se debe a las diferentes realidades de cada una de las bodegas y productores pequeños, medianos y grandes en un contexto de emergencia agropecuaria, tanto nacional como provincial, en la que se encuentra la vitivinicultura”.

Asimismo, los gremios bodegueros dejaron en claro que “entienden la pertinencia de pedido de los dirigentes sindicales”, y se comprometen a “sugerirle” a sus asociados “el pago de una ayuda”, aunque en las condiciones que cada uno pueda, si es que puede hacerle frente.

Como era de esperar, desde Foeva repudiaron la actitud de las entidades por considerarla discriminatoria. “Claramente los empresarios del sector tienen falta de compromiso social hacia sus trabajadores”, acusó le sindicato.

Así, la vitivinicultura es el primer sector que saca los pies del plato respecto al acuerdo entre patrones y trabajadores que promocionó el Gobierno nacional para que haya a fin de año un bono que ayude a palear la caída del poder adquisitivo del salario tras el cierre de la gran mayoría de las paritarias sensiblemente por debajo de la inflación.

El convenio entre sindicatos y empresarios de firmó en octubre, y el macrismo les sacó a los hombres de negocios la promesa de dar una “ayuda” de fin de año de “por lo menos 2.000 pesos”. Este compromiso puso en aprietos a varios sectos, dejó de lado a los trabajadores informales y obligó a las administraciones provinciales a dar el extra.

Incluso uno de los que más complicados quedaron fue el gobernador mendocino, Alfredo Cornejo, uno de los más entusiastas aliados del presidente Mauricio Macri.

Luego de resistirse a dar el bono, acomodó algunos números y afirmó que el extra podría ser de unos 1.300 pesos para los estatales mendocinos

Gerard404
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas

Dejá tu Comentario...