A quién no le pasó alguna vez que al sacarse un pullover de lana o nylon sintió unas pequeñas “descargas eléctricas” o, como comúnmente se dice, una ‘patadita’. Esta incómoda situación se repite durante la primavera y el verano más de lo que nosotros quisiéramos y, según los especialistas, se debe al clima reinante durante estas estaciones.

Desde el medio  Unidiversidad se comunicaron con Alejandro Lobos, docente y físico, quién nos explicó el porqué del molesto chispazo. “Este fenómeno se produce dependiendo las propiedades del cuerpo, ya que los mismos se ionizan. De esta manera, producen una fricción y aprovechan el contacto con una superficie conductora, como el marco de la puerta o el picaporte, para soltar el chispazo”.

“Las fuerzas electroestáticas se ponen en movimiento cuando una persona roza algo que está ‘cargado’ de electricidad, por ejemplo, cuando se pasa el peine sobre el pelo, o un plástico contra un ‘tergopol’”, continuó.

La electricidad estática es un fenómeno causado por el instabilidad entre las cargas positivas y negativas. Durante el transcurso del día, nos encontramos con distintas objetos y superficies que, a través de la fricción, van perdiendo electrones (carga positiva) mientras que el otro los acumula (carga negativa).

“Lo que ocurre es que si este fenómeno se continúa por mucho tiempo se acumula mucha carga estática. En este sentido, cuando se llega a una carga límite, el aire que queda en medio actúa como aislante hasta que no resiste más y produce la ruptura entre el cuerpo cargado negativamente contra el cuerpo cargado positivamente, y es aquí cuando se produce esta ‘chispita’ o descarga eléctrica que conocemos”, destacó Lobos.

¿Qué influencia tienen las condiciones del tiempo?

Nuestra provincia, por lo general tiene un clima seco y, al parecer, esto favorece a que este fenómeno sea más pronunciado.

“El clima húmedo contiene partículas de agua, por lo que esta favorece la conducción de electricidad, lo que produce que se encuentren más canales para que se produzca la ruptura eléctrica. En cambio, el aire seco resiste más las diferencias de potenciales, por lo que el fenómeno de descarga estática se incrementa y termina acumulando mayores cantidades de cargas eléctricas”, concluyó Lobos.

Recetas contra la estática

Si bien no es algo para preocuparse o para “volverse loco”, esta sensación suele ser bastante incómoda. Por eso, te brindamos algunos tips para tratar de evitar esta situación, o bien disminuirla.

  • En primer lugar, se debe humedecer la casa o la oficina, para tener más agua en el aire y perder cargas fácilmente.
  • Caminar descalzo o evitar suelas de goma, ya que te aíslan del suelo y no permite que te descargues.
  • Caminar sin arrastrar los pies y esquivar las alfombras.
  • Usar preferentemente ropa de algodón, que es un material menos propenso a adquirir cargas. La lana, en cambio, es más sensible a las acciones electrostáticas.
  • Al tocar una superficie metálica (que conduce la electricidad), hacerlo con decisión, apoyando toda la mano a la vez. De esta manera se evita el efecto punta en el dedo y la electricidad se distribuye en una superficie más grande. De esta forma la “patadita” será menos dolorosa.
  • fuente: Unidiversidad / Emilio Murgo
Gerard404
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas

Dejá tu Comentario...