Barco fantasma navegaba sin tripulación en el Parana


Barco fantasma apareció navegando en el Parana desde Corrientes hasta Empedrado sin tripulación.

Sorpresa e incredulidad para los pescadores que se aventuran en el río. La enorme silueta de lo que se proyectó como un buque de carga de grandes dimensiones apareció encallado cerca de “la Perla del Paraná”, provocó asombro y no pocas conjeturas sobre su origen y antigüedad según informaba el Diario Época de Corrientes.

El ve­te­ra­no pescador re­fre­gó sus ojos acos­tum­bra­dos al re­bo­te de la re­so­la­na so­bre las aguas y no lo po­día cre­er. De­lan­te de él se re­cor­ta­ba, en el ho­ri­zon­te del ama­ne­cer ro­ji­zo so­bre el Pa­ra­ná, la enor­me si­lue­ta de un bar­co fan­tas­ma co­mo sa­li­do de las vie­jas his­to­rias de mie­do, con las que los ma­yo­res sue­len asus­tar a los no­va­tos que sa­len de pes­ca por pri­me­ra vez.

La mis­te­rio­sa na­ve des­per­tó los te­mo­res más pro­fun­dos de los pes­ca­do­res que lo acom­pa­ña­ban, muy afec­tos a las le­yen­das de po­ras, apa­re­ci­dos y fan­tas­mas; al­go que el ado­les­cen­te del gru­po se en­car­gó de exor­ci­sar con la mo­der­ni­dad de su te­lé­fo­no ce­lu­lar y ni bien tu­vo se­ñal de 4G, con­vir­tió las fo­tos y fil­ma­cio­nes en tren­ding to­pic de las re­des so­cia­les.
En ple­no si­glo XXI, el per­fil he­rrum­bra­do del UROS-­Z cau­só asom­bro has­ta un po­co de te­mor pa­ra quie­nes es­tán acos­tum­bra­dos a ha­cer sus ex­cur­sio­nes de pes­ca y ha­bi­tua­dos al pa­so de las pe­sa­das bar­ca­zas que van y vie­nen ha­cia puer­tos pa­ra­gua­yos

Su as­pec­to fan­tas­ma­gó­ri­co ha­cía cre­í­bles esas vie­jas le­yen­das de bar­cos hun­di­dos que re­co­bran vi­da y jus­ti­fi­can los cuen­tos de lu­ces ma­las y pla­ta ybi­guy, he­ren­cia que vie­ne de le­jos so­bre en­tie­rros de oro y pla­ta, de los tiem­pos de las gue­rras fra­tri­ci­das.
La ex­pli­ca­ción es más sen­ci­lla, no de­ja lu­gar pa­ra el mis­te­rio o la mís­ti­ca. Tie­ne que ver con el apo­geo y la de­ca­den­cia de la in­dus­tria na­vie­ra pro­vin­cial con epi­cen­tro en los otro­ra pro­duc­ti­vos As­ti­lle­ros Co­rrien­tes.


El UROS-­Z es un bar­co que es­tu­vo ama­rra­do du­ran­te 20 años en un ca­nal se­cun­da­rio de los as­ti­lle­ros, que mar­ca­ron hi­tos im­por­tan­tes en la his­to­ria na­val co­mer­cial de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na y en su apo­ge­o, en la dé­ca­da de los 80, has­ta fue­ron ca­pa­ces de bo­tar dos pla­ta­for­mas de ex­plo­ta­ción pe­tro­le­ra.
De acuer­do con la in­for­ma­ción re­co­lec­ta­da por pe­rio­dis­tas de épo­ca la em­bar­ca­ción, que cau­só el asom­bro de pes­ca­do­res y tu­ris­tas, se tra­ta de un bu­que en cons­truc­ción ama­rra­do en la plan­ta in­dus­trial de As­ti­lle­ros Co­rrien­tes que se sol­tó y de­ri­vó has­ta su en­ca­lla­du­ra en in­me­dia­cio­nes de El Som­bre­ro y Em­pe­dra­do.

De acuer­do a los da­tos téc­ni­cos brin­da­dos por au­to­ri­da­des de Pre­fec­tu­ra Na­val, la em­bar­ca­ción nun­ca ter­mi­na­da se des­pren­dió de sus ama­rres y al­can­zó el ca­nal en el ki­ló­me­tro 1200 de na­ve­ga­ción del río Pa­ra­ná y de­ri­vó aguas aba­jo, has­ta lle­gar al ki­ló­me­tro 1142 en un pun­to in­ter­me­dio en­tre las dos lo­ca­li­da­des men­cio­na­das, aun­que en ju­ris­dic­ción de “la Per­la del Pa­ra­ná”.
In­for­ma­ron que se la­bran las ac­tua­cio­nes for­ma­les pa­ra lo­grar su re­mol­que has­ta el as­ti­lle­ro y lo de­vuel­va al lu­gar don­de aguar­dó por 20 años la bo­ta­du­ra, has­ta que se can­só de es­pe­rar el bau­tis­mo con cham­pan y sa­lió a na­ve­gar so­lo.

fuente y fotos:Diario Época

Dejá tu Comentario...