Guardias de seguridad de la Mansión Stoppel vivieron situaciones paranormales dentro del edificio. Las versiones sobre el origen de “Luisito”.

La histórica Mansión Stoppel, ícono del patrimonio estructural y cultural de Mendoza, volvió abrir sus puertas luego de estar 41 años cerrada al publico. Sin embargo, su apertura generó inquietud en muchas personas al revelarse un misterio: guardias de seguridad aseguran que allí dentro vive un fantasma, al cual llaman “Luisito”.

Ninguno de los trabajadores que pasaron por el edificio lo vieron, pero señalan que por las noches se sienten pasos sobre el parquet, silbidos y luces que se prenden y apagan.

La mansión, de 1280 metros cuadrados, estuvo cerrada durante más de 41 años y reabrió sus puertas hace unas pocas semanas al público como un museo dedicado al artista Carlos Alonso. fuente: minutouno.com

Dejá tu Comentario...