Política de inclusión Social. “En pobreza un 0.”


Política: “El Plan de Cambiemos.

“Pobreza 0” fue una de las promesas de campaña más pregnantes desde el punto de vista discursivo. Es la simple apelación demagógica sobre una problemática estructural de nuestro país, un slogan creado a partir de la expectativa de cambiar para “vivir mejor”. En su plataforma política se pueden leer frases superficiales como Creemos que la pobreza es inaceptable”, y durante la campaña repitieron la promesa de POBREZA 0 hasta el cansancio.

Resultados de la gestión hasta hoy.

El mismo 10 de diciembre de 2015, día de la jura ante la Asamblea Legislativa, Mauricio Macri afirmó: “Nuestras prioridades son pobreza cero, derrotar al narcotráfico y unir a los argentinos”, metas que hasta hoy no tienen ningún grado de avance (más bien al contrario). Y más allá de que los propios funcionarios de su gabinete se encargaron de negar o relativizar tal propuesta, Macri lo siguió mencionando de manera constante, por ejemplo en el Coloquio de IDEA del año pasado, donde afirmaba: “Espero que mi presidencia se juzgue por una Argentina con Pobreza Cero”.

Pero la verdad  es que la mayoría de las medidas adoptadas hasta el momento agravaron el deterioro social estructural en la Argentina y significaron una transferencia de ingresos desde los sectores populares hacia los sectores más ricos y concentrados.

El famoso “segundo semestre”, en el cual se suponía que llegarían las primeras señales de reactivación promediaba con una noticia impactante: el INDEC reanudó la difusión de las cifras sobre pobreza e indigencia, que no se publicaban desde el año 2013.

El relevamiento del organismo, que correspondía al segundo trimestre del año 2016, mostró que alrededor de 8,7 millones de personas que viven en grandes centros urbanos son pobres, lo que equivale al 32,2 % de la población, y, entre ellas 1,7 millones de personas son indigentes, lo que representa el 6,3 %.

Las declaraciones del Presidente en numerosas intervenciones públicas fueron también sorprendentes, por ejemplo cuando señaló: “Prometí que en el segundo semestre iba a bajar la inflación, que iba a avanzar la obra pública y que iban a llegar inversiones, pero no es automático”. En esa misma semana se desarrolló el Foro de Inversión y Negocios de Argentina, donde Macri “confiaba” en que Argentina tenía las condiciones para generar miles de puestos de trabajo, aseguró: “Viene una etapa maravillosa”, e invitó a los capitales extranjeros a “venir a invertir” porque el país “ofrece las mejores oportunidades” tanto por sus recursos humanos y materiales. Pero nada de esto sucedió, la lluvia de inversiones no llegó nunca, no hay brotes verdes y la crisis social crece día tras día.

Presente Pro = + Pobreza.

A comienzos de marzo, se publicaron dos nuevos informes que revelaron el incremento de la pobreza en nuestro país desde la asunción de Cambiemos al gobierno. Según el Observatorio de la Deuda Social Argentina (UCA), la tasa de pobreza ascendió de 29% -a fines de 2015- a 32,9% en el tercer trimestre de 2016, lo cual significa un aumento de 1,5 millones de nuevos pobres (cerca de 13 millones de personas por debajo de la línea de pobreza). Estos niveles serían los más altos de los registrados desde 2010 a la fecha, en un escenario de conflictividad creciente. La indigencia, por su parte, golpea al 6,9% de la población (alrededor de 2,7 millones de habitantes), es decir que se sumaron 600.000 personas en esta situación. La UCA, por otro lado, mide la llamada pobreza multidimensional, que incluye otras variables además del ingreso familiar. El 52,1% de la población sufre carencias en cuestiones sanitarias, educación, vivienda o alimentación, entre otras.

1,5 millones de nuevos pobres

El dato más preocupante involucra al futuro mismo del país: cerca de 580.000 chicos de hasta 14 años se sumaron a la pobreza en los primeros nueve meses de la gestión de cambiemos. Ese índice subió en ese período de 43,5 a 48,8%, es decir que casi la mitad de los niños en la Argentina son pobres.

Por su parte, el Centro de Estudios de la Ciudad de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA (CEC), coincide con el diagnóstico de la UCA, indicando que la  pobreza y la indigencia se han incrementado hasta llegar a un 32,2 y un 6,3 por ciento, respectivamente. Además se señala que, entre 2003 y 2015, un 47% de argentinos dejaron de ser pobres, mientras que un 72,7 por ciento dejaron de ser indigentes.

Ocurre que hace algunas semanas el INDEC informó que la desocupación subió al 9,2% en el primer trimestre del 2017 (1,6 puntos por encima del 7,6% relevado en el último trimestre del 2016). La población ocupada llega a 11,3 millones de personas, mientras que las que no tienen trabajo suman 1,1 millones y las que tienen problemas de empleo son 1,2 millones de personas.

Desde la llegada de Cambiemos, el ajuste económico, la crisis internacional, la escalada inflacionaria y la rezagada inversión privada y pública agravaron el escenario de recesión, caída del empleo y del poder adquisitivo para amplios sectores sociales. Se siente en este momento y con toda contundencia la necesidad de que el Gobierno impulse políticas para reducir la pobreza: generar empleo, obras de infraestructura, fomentar el tejido de PyMEs y contener con políticas sociales a los sectores que más lo están necesitando.

En datos.

  • En 9 meses de gobierno 1,5 millones de personas cayeron en la pobreza, mientras que 600.000 argentinos pasaron a ser nuevos indigentes (ODSA – UCA, marzo 2017).
  • 580.000 menores de 14 años se sumaron a la pobreza.
  • Durante el año 2016, el PBI cayó 2,3% y la inflación acumulada fue del 40,9% (INDEC, marzo 2017).
  • La desocupación subió al 9,2% en el primer trimestre del 2017.

 

Fuente: InstitutoGestar.com

¡¡¡Escuchanos Online!!!

Dejá tu Comentario...