Hacienda, crisis e internas luego de los anuncios del Presidente


Luego del anuncio del Presidente de que no habrá impuestos a los vinos, cervezas y espumantes se desato una fuerte interna y crisis en Hacienda

La reunión con los gobernadores terminó en un fracaso que obligó a pasar a cuarto intermedio hasta el jueves próximo. Y tras cartón Macri ordenó eliminar del proyecto los impuestos a los vinos y espumantes y trascendiò que lo mismo haría con el de las cervezas. Dujovne quedó desautorizado y se profundiza el malestar del presidente con su equipo económico.

El saldo de la reunión de Mauricio Macri con los gobernadores para analizar los alcances de la reforma tributaria que será presentada el lunes en el Congreso de la Nación dejó un sabor amargo para el ejecutivo y el recrudecimiento de una fuerte interna dentro del ministerio de Hacienda que conduce Nicolás Dujovne.

Las caras de Dujovne y del ministro del Interior Rogelio Frigerio durante la conferencia de prensa que dieron tras la reunión eran elocuentes: sin decirlo, quedó claro que no hubo acuerdo sobre sus alcances y por eso se pasó a un cuarto intermedio hasta el jueves de la próxima semana.

Minutos después, un comunicado de la oficina de Prensa de Presidencia de la Naciòn informaba que  “Por decisión del presidente Mauricio Macri no se incluirá en la reforma tributaria que propone el Gobierno el aumento de los impuestos internos al vino y a los espumantes”. El citado es textual del comunicado oficial.

Es que la reforma incluía elevar de 0 a 17 por ciento el impuesto interno a esas bebidas, lo que provocó una queja acérrima de los gobernadores de las provincias productoras de esa bebida y de los productores de cerveza, algunos de los cuales son muy cercanos al macrismo.

La decisión de Macri fue el resultado de un encuentro privado que mantuvo en la Rosada con el gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo, quien ratificó en su cuenta de twitter el anuncio presidencial.

Ese anuncio dejó muy mal parado al ministro Dujovne, ya que el fue quien había ejercido la máxima defensa de esos impuestos bajo el absurdo argumento de las recomendaciones de la OMS que sugiere gravar impositivamente a las bebidas alcohólicas sin tomar en cuenta que en nuestro país el vino está considerado un alimento y declarado bebida nacional.

Ese punto ya había despertado serias discusiones entre los colaboradores del ministro quienes tuvieron que soportar el enojo del presidente, para quien esos impuestos no resolvían el tema de fondo que es, según su óptica, reducir gravámenes distorsivos y generar mejores condiciones para la producción.

Y cuando no se habían terminado las repercusiones de la decisión de Macri sobre el vino, trascendió en fuentes oficiales que también se estaría a punto de eliminar el impuesto a las  cervezas, lo que de confirmarse dejaría en evidencia el enorme grado de improvisaciòn del equipo económico en la elaboración del proyecto.

Dujovne no está de acuerdo con esas medidas pero debe tragarse las críticas porque sabe que son decisiones del presidente, avaladas por sus máximos colaboradores, principalmente el jefe de gabinete Marcos Peña Braun con quien no mantiene un buen vínculo.

fuente: Portal de Noticias

¡¡¡Escuchanos Online!!!

Dejá tu Comentario...