Gastón Speziale Kairúz “En busca de su historia y la de nuestro pueblo.”


09/05/17 Se hizo Barro.

Gastón E. Speziale Kairúz: “En busca de su historia y su linaje libanes comenzó a trazar su camino.”

“Investigar el pasado abre puertas para entender el presente y caminar seguros hacia el futuro, por esa razón decidí escribir JUAN DE PALMIRA, un libro que narra la historia de nuestro pueblo desde sus orígenes y la importancia que tuvieron mis antepasados libaneses y muy especialmente mi abuelo Juan Kairúz, que llegó a ser Intendente de San Martín, en el presente que hoy vivimos.” 

 

El primer libro, “Juan de Palmira”,  fue presentado en 2012 gracias a una exhaustiva investigación y a la financiación del Fondo Provincial de la Cultura en la convocatoria del año 2011.

 

Su nombre es Gastón, tiene 28 años y es vecino de Palmira, de profesión Técnico Maestro Mayor de Obras y Docente. Ejerce en la Escuela Ing. Francisco Croce de Santa Rosa y está a cargo de la Regional Este del Colegio de Técnicos de Mendoza e integra otras instituciones intermedias de bien público. Algo que lo apasiona según nos cuenta.
Es el autor de dos grandes obras literarias que enriquecen nuestra identidad. La primera de ellas Juan de Palmira, presentado en 2012, hace referencia al origen y devenir de la historia de Palmira en general, tomando en cuenta todos sus aspectos históricos, como así también la influencia libanesa en nuestras tierras y la obra de su abuelo Juan Kairúz como Intendente del Departamento de San Martín durante el peronismo clásico, entre los años 1949 y 1951.

“Desde pequeño comencé a interesarme por saber de dónde vengo, cuáles son mis raíces, por lo que indagaba hasta el cansancio a mi abuela Emilia ya que su esposo, Juan, había fallecido cuando aún yo no nacía” señala el autor.

“Como en mi hogar no había registros de sus actividades, salvo en la frágil memoria de mi anciana abuela y algunos escritos dispersos, me vi impulsado a investigar. Realicé entrevistas a contemporáneos de mi abuelo Juan, amigos y compañeros de trabajo; consulté los registros de instituciones en las que trabajó, libros de actas, certificados, etc., y me atreví a escribir su biografía, en una sucinta redacción para la Escuela Nº 4-064, de nivel secundario, que desde 1989 lleva su nombre en la Ciudad de Palmira” nos contaba Gastón.
Uno de los propósitos de su abuelo Juan fue el de escribir un libro sobre la Historia de Palmira. Lamentablemente él falleció sin ver cristalizado dicho anhelo, lo cual resultó un desafío para Gastón.

“Mi abuelo sentía que era un ´hijo de esta tierra y a la vez, hijo de una de las familias fundadoras´. Este sentimiento lo motivó a realizar un extenso trabajo de investigación en los diferentes órganos gubernamentales, instituciones locales y compañeros de gobierno que con él trabajaron en su época de Intendente Municipal”

Lamentablemente los apuntes de Juan tuvieron un camino incierto y se traspapelaron a lo largo de los años entre sus conocidos, no pudiendo ser rescatados por sus familiares y publicarlos como obra póstuma. Para Gastón, esto fue argumento más que suficiente para retomar aquel trabajo inconcluso de su abuelo: “Sentí que tenía en mis manos la posibilidad de reivindicar la figura del ser que tanto admiro”.
En base a algunos escritos y copias de cartas que logró recuperar de la investigación de su abuelo, pudo reconstruir dicho proceso “En ellos descubrí que 1886, la primera familia de origen libanés que se radicó en Palmira, tierra que siempre se caracterizó por la cantidad de inmigrantes de ese país que la eligieron para vivir y proliferar su descendencia, fue la familia Kairúz”.

“Esto me llevó a unir la investigación por él realizada a la que humildemente me atreví a llevar a cabo y obtuve la información para poder escribir ´Juan de Palmira´ como homenaje a su memoria y la de mis ancestros” relató.

Tapa Fundacion

“Una vez materializado Juan de Palmira, me quedó pendiente determinar cómo y cuándo fue la fundación de ésta Ciudad, a través de una fecha específica. Continué investigando y reuní los argumentos necesarios, que me llevaron a señalar el 17 de noviembre de 1907 como fecha fundacional de la Ciudad de Palmira, ya que aquel día se dispuso la venta al público de los lotes que componían el primer trazado urbano del pueblo, denominado Villa Fuseo”. Dichos argumentos fueron compilados en una segunda obra literaria, denominada LA FUNDACIÓN DE PALMIRA.

Este trabajo fue presentado en noviembre del año pasado, con la ayuda de Adriana Micale, esposa del Director General de Escuelas, en un sencillo acto llevado a cabo en el Salón de los Químicos, ubicado en el casco viejo de Palmira.
Cabe destacar que ambas obras fueron financiadas con aportes del Fondo Provincial de la Cultura de la Secretaría de Cultura del Gobierno de Mendoza, en las convocatorias del 2011 y 2015 la primera y segunda respectivamente.

 

 

“Cuando concreté “Juan de Palmira” me quedó pendiente determinar como y cuando fue la fundación de ésta Ciudad, a través de una fecha específica. Continué investigando y reuní los argumentos necesarios para señalar el 17 de noviembre de 1907 como fecha fundacional de la Ciudad de Palmira, ya que aquel día se dispuso la venta al público de los lotes que componían el primer trazado urbano del pueblo, denominado “Villa Fuseo”.

Este trabajo fue presentado en noviembre del año pasado, con la ayuda de Adriana Micale, esposa del Director General de Escuelas, en un sencillo acto llevado a cabo en el Salón de los Químicos, ubicado en el casco viejo de Palmira.

 

“En busca de sus raíces libanesas y un viaje que marco su vida.”

En aquel contexto Gastón comenzó a participar de las reuniones de JUCAL (Juventud Unión Cultural Argentina Libanesa) en la Ciudad de Mendoza. Allí observó que sus compañeros también compartían los sentimientos por una Patria que, en la mayoría de los casos, era parte de una rica ascendencia.
Gracias a ello pudo participar del Congreso Nacional de Jóvenes Libaneses que se realizó en la Capital Federal en octubre de 2012. “Fue la primera vez que visité esa Ciudad. Llevé mi libro, mis sueños, mis anhelos y compartí momentos inolvidables. Así pude observar que ya no era solo en Mendoza donde se gestaban estos sentimientos tan fuertes, capaces de mover cien cedros, era en toda la Argentina”.
En mérito a su obra, la Fundación Nínawa Daher (Buenos Aires) permitió a Gastón hacer realidad su sueño, viajar a la tierra de sus ancestros. A través de una beca, en agosto de 2013 conoció la República del Líbano.
El motivo del viaje fue el Congreso Mundial de la Juventud Libanesa (WLCU) que se realizó en Kesrouan. Dicho encuentro fue el primero en veinte años y reunió a más de cien jóvenes provenientes de todos los continentes. En aquella oportunidad tuvo la posibilidad de conocer esa milenaria tierra, visitar sitios de interés, debatir sobre actividades y entablar amistades que aún hoy perduran.

 

 

Dejá tu Comentario...