Un 15 de julio pero de 2010, Argentina se convertía en el primer país latinoamericano en reconocer el casamiento entre personas del mismo sexo, con la sanción de la ley 26.618 conocida como Ley de Matrimonio Igualitario.

Este hito político y social reconoció a las poblaciones de la diversidad sexual como sujetos de derechos, e incluyó la igualdad de los derechos de las parejas homosexuales con las heterosexuales, como lo son derechos de adopción, herencia y beneficios sociales.

Con él, la República Argentina dio un importante paso para que la promesa contenida en la Constitución, de que seamos una sociedad de libres e iguales, se convierta en una realidad efectiva.

La Ley del Matrimonio Igualitario fue el comienzo de una serie de políticas públicas para que esa igualdad que se logró en las leyes se transforme en igualdad en la vida cotidiana de las personas. Fue resultado de campañas amplias llevadas a cabo por las organizaciones LGBTTTIQ.

Tuvimos la oportunidad de charlar con Raúl “Macoco” Guajardo militante de la Federación Argentina de Gays Lesbianas y Trans participe y activista de esta lucha, quién compartió con nosotres sus recuerdos de aquella jornada histórica en en Congreso de la Nación.

“El 15 de julio de 2010 el Senado de la Nación sanciona la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo, posteriormente nombrado matrimonio igualitario. Para nosotres fue la coronación de una larga lucha del colectivo LGTBIIIQT que pedíamos, luchábamos, solicitábamos y gritábamos por nada mas, ni nada menos que por el derecho a ser lo que somos.” Nos decía Macoco.

“El lema de la campaña era; el mismo amor, con los mismos derechos, con el mismo nombre. Las leyes enmarcan realidades y estas realidades nos permitieron ser ciudadanos y ciudadanas primera.” 

“Antes, muchos de nosotros, nosotras y nosotres nos considerábamos ciudadanes de segunda, por que mas allá de que formábamos nuestras familias y que formamos nuestras familias con hijos e hijas y con todo lo que implica ser familia, teníamos la imposibilidad de poder legar, compartir una obra social, de poder acompañara a nuestros compañero o nuestra compañera en terapia intensiva. Basicamente lo que puede hacer cualquier hijo o hija de vecines se nos fue vedado hasta hace nueve años atrás.”

Y por último agregaba; “Esto representó una bisagra cultural, legislativa y política por que lo personal es político. Es un día de festejo y de conmemoración. La primera estación de un largo recorrido, vamos por todos los derechos que nos faltan.”

 

Gerard404
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas

Dejá tu Comentario...