A menos de una semana de que el país le diera un beneficio histórico, el gobierno de Trump le devuelve la gentileza con una sanción, el Departamento de Comercio de Estados Unidos decidió este martes aplicar una tasa adicional de casi 14 puntos a las importaciones de biodiésel desde la Argentina, por considerar que la producción está “subsidiada”.

 

 

Los “aranceles compensatorios” que aplica Estados Unidos a la entrada del biodiésel argentino subirán así del 50,29% al 64,17%.

 

 

En el 2016, las importaciones de biodiésel de Argentina e Indonesia fueron de unos U$S 1.200 millones y U$S 268 millones respectivamente, según el Departamento de Comercio norteamericano, organismo que aplicará las tasas a la importación.

La Cámara Argentina de Biocombustibles, Carbio, que representa a los exportadores argentinos, calificó la medida de “proteccionista” y consideró que habrá una inmediata paralización de los envíos del biocombustible hacia Estados Unidos.

El presidente de Carbio, Luis Zubizarreta, aclaró que “no” existen los supuestos “subsidios” al biodiésel local -elaborado con aceite de soja- en los que se basó el gobierno estadounidense para decidir elevar tasas del 50,29% al 64,17% sobre sus compras del producto argentino.

 

 

La Junta Nacional de Biodiésel de este país ya le había advertido al gobierno de Donald Trump sobre presuntas violaciones de las leyes de comercio vigentes en la importación del producto argentino. La entidad denunciaba que el mercado local estaba siendo abarcado por combustibles extranjeros subsidiados que se venden a precios menores a los costos de producción.

El biodiésel, producido a partir de materia prima vegetal, animal o mezcla de ambos, es generado también por unos 30 estados norteamericanos que hoy estarían en desventaja.

Gerard404
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas

Dejá tu Comentario...