Influenciados por los insumos importados que aumentaron tras las devaluación de 2018, el precio de los medicamentos, tanto a nivel provincial como nacional, siguió esa misma tendencia. Esta semana, el Instituto Nacional de Estadística y Censos de la República Argentina (Indec) publicó que durante el año pasado el alza alcanzó el 53%.

En nuestra provincia, la suba de los medicamentos fue en la misma sintonía. Según el presidente del Colegio Farmacéutico de Mendoza (Cofam), Mario Valestra, “los precios aumentaron un 50%, tres puntos por debajo de la inflación provincial de 53%”.

Para Valestra, de cara a lo que se viene en 2019, “el pronóstico no es alentador, ya que en lo que va del año el aumentó ronda el 4%”.

“Esto constituye un claro factor de perjuicio para un estrato de la población, en especial adultos mayores, que muchas veces se ven imposibilitados de hacer frente a los incrementos, en un contexto macroeconómico en donde la inflación no da tregua”, agregó el titular del Cofam a Unidiversidad.

Por otra parte, destacó: “La buena noticia es que la compleja situación que amenazaba con la suspensión del servicio de PAMI se está superando, ya que se está efectuando el pago de 200 millones de pesos que la obra social de los jubilados debe hacer mensualmente”.

Para Valestra, más allá de los aumentos y la relación con PAMI, “lo que sí preocupa en el sector farmacéutico mendocino es la baja en las ventas, que tuvo una merma del 7% en 2018”. De todas maneras, ve una situación positiva en este contexto y “es que  no se han visto cierres de locales con la consecuente pérdida de puestos de trabajo”.

Testimonios que avalan

En un recorrido realizado por Unidiversidad para conocer el punto de vista de los consumidores, la queja fue evidente. Francisco (78 años), expresó: “Soy jubilado y cobro la mínima. Tengo diabetes; gracias a Dios el PAMI me cubre la insulina. Sin eso no podría vivir. Lo poco que gano va para los medicamentos, el resto es para poder subsistir”.

En otro local, Norma, una abuela de 64 años, pensionada, comentó: “El sueldo no me alcanza, en ocasiones he tenido que concurrir a los centros de salud para pedir que me entreguen, por lo menos, la pastilla de la presión. Antes la compraba, pero ahora se me hace imposible”.

A continuación, Alicia, jubilada de 69 años, agregó: “Desde niña tuve problemas con la glándula tiroides. A principios del año pasado, la caja de 50 unidades me costaba 180 pesos, en diciembre subió el doble, casi 400 pesos. Cobro la mínima y me gasto 3 000 pesos solo en remedios, gracias a dios tengo a mi hija que me ayuda”.

Quién forma los precios

El presidente del Cofam lo explicó así: “Lamentablemente tengo que decir que los medicamentos continuarán aumentando. Del mismo modo, aclaro que las farmacias no son formadores de precios, que estos son determinados por los laboratorios y que estos últimos ya están preparando nuevos listados que implicarán modificaciones sustanciales”.

Sobre la situación que viven actualmente la familia farmacéutica, Valestra comentó: “El farmacéutico vive de esto, de igual modo, sus empleados. Y nos manejamos con un cliente que proviene de la seguridad social, la que no nos paga en forma y en tiempo. Entonces, esos montos se prolongan en el tiempo, porque, por ejemplo, el afiliado paga por un medicamento en el mostrador solo un porcentaje, que por lo general es del 60%. El otro 40% lo afronta la seguridad social y es cancelado a los 60 días, en plazos normales. Pero desgraciadamente muchas obras sociales no se ajustan a estos plazos y tenemos muchas deudas que nos ponen en segmentos muy complejos”.

Mayor facturación farmacéutica

Según el informe del Indec que relevó la industria farmacéutica de la Argentina, el registro muestra un aumento del consumo de medicamentos en nuestro país. Se observa que Argentina  registró 38.539,9 millones de pesos, lo que representa un incremento de 48,6% en relación con el mismo trimestre de 2017. Esta variación surge por los aumentos de 47,2% en la facturación de producción nacional y de 51,9% en la reventa local de importados.

En tanto, los medicamentos que más facturaron fueron los antigripales que representan unos  7.086,2 millones de pesos (representaron 18,4% del total facturado) seguidos por los medicamentos que actúan sobre el aparato digestivo, con 5.756,4 millones de pesos (14,9%); los que actúan sobre el aparato cardiovascular, con 4.384,4 millones de pesos (11,4%); y los que actúan sobre el sistema nervioso, con 4.284,0 millones de pesos (11,1%). fuente: Ernesto Gutiérrez/ Unidiversidad

Dejá tu Comentario...