En diciembre del 2018 para poder comprar los alimentos básicos y no caer en la indigencia una familia argentina conformada por dos adultos y dos hijos necesitó un mínimo de $10.197, mientras que la cantidad de ingresos mínimos requeridos para cubrir lo que se denomina “canasta básica total” (que incluye las necesidades de vestimenta y transporte, entre otras) llegó a $25.493.

Esto implica que de la mano del constante proceso inflacionario por el que atraviesa el país, el año que culminó recientemente experimentó un aumento de la canasta que trepó 53% en doce meses.

Además de los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) para todo el país, la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas (DEIE) de Mendoza dio a conocer los datos referidos a la canasta básica alimentaria y la canasta básica total.

En el primer caso, publicó este miércoles la DEIE, el mínimo a recaudar por una familia para poder llevar alimento a su mesa fue de $ 8.300, mientras que para cubrir otras necesidades básicas se requirió de $ 22.300. Si se comparan estos datos de diciembre de 2018 con los publicados en enero del mismo año, se observa el incremento del costo de vida marcado por el aumento sostenido de los precios.

Así, hace un año, en nuestra provincia el precio de canasta básica alimentaria fue de $ 5.375, en tanto que la canasta total fue de $ 14.514; es decir, de $ 7.700 menos que en la actualidad.

fuente: Unidiversidad

Dejá tu Comentario...