Mientras la pandemia por coronavirus se hace más grande, las ciudades en cuarentena registran menores niveles de contaminación.

La cuarentena ha obligado a países como China, Italia o España a mantener en pausa las actividades, lo cual ha ayudado a disminuir la contaminación en estos lugares.

Menos automóviles en las calles, menos gente, menos autobuses, menos combustible fósil, etc., han generado una disminución extraordinaria de la contaminación. Desde que el brote de COVID-19 se registró, las cosas para el medioambiente cambiaron. 

China es el mejor ejemplo. El movimiento de las personas es limitado; casi nadie sale de casa, con la esperanza de evitar la propagación del coronavirus. Mientras la sociedad se resguarda, la Tierra respira nuevamente. La contaminación en China se reduce, los canales de Venecia lucen cristalinos y con peces ahora que los barcos y góndolas pausaron los recorridos turísticos.

El coronavirus sigue propagándose por las diferentes ciudades de estos países. Sin embargo, la única ventaja de esto es que el planeta descansa de los efectos del ser humano. El impacto de las restricciones fue captado por el satélite Sentinel-5P de la Agencia Espacial Europea.

Gerard404
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas

Dejá tu Comentario...