La AFA prepara el anuncio para el sábado luego de que esta semana Claudio “Chiqui” Tapia confirmara que inyectarán dinero en los clubes para que paguen salarios a sus jugadoras.

De hacerlo, no se tratará de una simple concesión: es un logro del movimiento feminista dentro del fútbol, de una campaña que tuvo que superar obstáculos como el quite de banderas de las canchas, y también de una mujer que puso su nombre y su cuerpo en favor de la causa, Macarena Sánchez.

Desde la AFA se invertirán, según adelantó el sitio Doble Amarilla, 24 millones de pesos anuales para que puedan repartirse los dieciséis equipos que juegan en la Primera División del fútbol femenino, que tendrían un mínimo de ocho contratos por equipo y un máximo de once.

Con ese dinero, los sueldos estarían en torno a los 13 mil y los 15 mil pesos, que son los salarios básicos de los futbolistas que firman su primer contrato en Primera C.

Pero no se trata sólo de salarios. La campaña por un fútbol femenino profesional, no sólo reclamaba que se pague por jugar sino que haya mejores condiciones de trabajo. Que las jugadoras de los distintos equipos tengan, por ejemplo, obra social o prepaga. Que se paguen los traslados, que se garantice la ropa para los partidos y para el entrenamiento. Y que la recuperación física por alguna lesión también corra por cuenta del club. Una relación laboral como la de cualquier futbolista.

En la AFA sostienen que el proyecto de profesionalización será puesto en marcha en 90 días, y que fue consensuado con Futbolistas Argentinos Agremiados. Sin embargo, no está claro que haya habido representantes de las futbolistas en esa mesa.

Nada de lo que se cuente de acá en más en el fútbol femenino se puede contar sin Macarena, que también representa a todas las mujeres que estuvieron todo este tiempo al frente.

Dejá tu Comentario...