Copa Argentina 2016. “River Campeón”


16/12 Deportes.

Los dos equipos salieron a presionar bien arriba, en un campo de juego impresentable.

Con una mitad de cancha completamente embarrada que, lógicamente, complicó muchísimo las aspiraciones de jugar con la pelota al piso.

A los 8 minutos, una buena jugada colectiva, en la que River logró sacar ventaja por el mal pique de la pelota, Ignacio Fernández fue derribado dentro del área y el juez marco la pena máxima.

El que agarró la pelota sin dudar fue Lucas Alario. Teófilo Gutiérrez le habló, intentó distraerlo, pero el Pipa no perdonó: remate fuerte, sin tanta dirección, para establecer el 1 a 0 en el Mario Alberto Kempes.

La respuesta rosarina llegó a los 22 minutos, con un tiro libre cercano al área en el que hubo dos cabezazos: el segundo, de Teo, a centímetros del arco, pero Augusto Batalla le ahogó el grito.

Sin embargo, llegando a la media hora de juego, Central llegó al empate en una jugada muy polémica sobre el arquero de River.

Como si fuera poco, al instante llegó otro golpe, porque Marco Ruben recibió la pelota dentro del área, la dejó picar y, antes de que achicara Batalla, puso el 2 a 1 para los dirigidos por Eduardo Coudet.

River cayó en un abismo, pero la defensa de Central le hizo un regalo, porque Gissi tomó levemente a Alario dentro del área y Loustau le dio otro penal a River. El Pipa volvió a acertar e igualó una final infartante.

El segundo tiempo comenzó con la misma intensidad, pero sin la precisión de los primeros 45 minutos. A los 9 del complemento avisó Central con un remate de Teo que Batalla controló sin dar rebote.

Sobre los 18 minutos, un débil remate desde la izquierda, que parecía no llevar peligro, complicó a Batalla, quien dio un rebote directo al botín de Ruben. El ex-River no perdonó y puso el 3 a 2 para los del Chacho.

River nuevamente entró en un colapso absoluto. A los 24, Ponzio estaba siendo atendido y Fernández perdió una pelota increíble en el borde del área. Lo Celso sacó un bombazo, pero Batalla, en esta ocasión, salvó a La Banda.

Gallardo movió el banco y puso a Iván Alonso, ese delantero que en el último semestre jugó poco y nada. El uruguayo entró y cambió la historia: primero aguantó la pelota para que Alario, intratable como siempre, igualara la final.

Y en la jugada siguiente, recibió la asistencia del enorme Pipa para, de puntín, poner el 4 a 3 en un encuentro increíble, cambiante, infartante, que tuvo a todos en vilo hasta el último segundo.

Y los memes y cargadas no se tardaron en llegar con cargadas a su clásico rival:

¡¡¡Escuchanos Online!!!

Dejá tu Comentario...