Muchas veces hemos visto perros perseguir gatos o gatos que bufan a los perros. Sin embargo, cuando viven juntos la cosa parece ser diferente. ¿Por qué?

 

¿Es entonces esta una amistad imposible? Todo parece indicar que no. Veamos de dónde salió esta idea y cuánto de verdad tiene.

Ambos animales son territoriales, es decir, necesitan su territorio y lo defenderán con uñas y dientes, nunca mejor dicho. Por ello, cuando un gato o un perro ve acercarse a algún miembro de otra especie, se siente amenazado y responde a la amenaza con un ataque.

¿Por qué cambian cuando viven juntos?

Como hemos dicho antes, cuando perros y gatos conviven, termina llevándose bien, aun cuando al principio parezca que cuesta un poco.

Es curioso pensar que incluso esos perros que viven con gatos, cuando salen a la calle, si ven un minino empiezan a correr tras de él en busca de un poco de “diversión”. 

El asunto está en que los animales no entienden de apariencias. Cuando viven con otros animales, ellos llegan a ser su igual y son capaces de verlos como a otro más de la manada.

Aunque salir a la calle y sentir la amenaza de que otro ser le quite el territorio no puede olvidarlo.

¿Cómo hacer que tus mascotas no se lleven como perros y gatos?

Si tienes gatos y quieres un perro o viceversa, o tal vez ya tienes ambos pero no consigues que se lleven bien, tranquilo, estos consejos te ayudarán.

  • Haz una presentación paulatina. No llegues a casa con la nueva mascota asumiendo que todo irá bien porque esto podría no pasar. Es mejor que entres con ella en brazos y que en una habitación cerrada la acerques poco a poco al animal que ya vive contigo. Si todo va bien, podrás dejarla en el suelo y que se conozcan y hasta podrás dejarlo solos. Si no, deberás tener más paciencia y mantenerlos alejados de momento.
  • Trátalos con equidad. Entendemos que cuando llega una nueva mascota, especialmente si es un cachorro, centramos nuestra atención en él, pero si la mascota que ya vive contigo se siente amenazada por perder tu cariño, eso no mejorará las cosas.
  • Ambos deben tener su espacio. Es práctico tener solo un comedero y solo un bebedero pero esta no es una decisión acertada. Cada animal debe sentirse especial para ti y debe tener su lugar y su espacio para evitar rencillas.
  • Dos camas. Lo mismo sucede con el lugar para dormir. Cada uno deberá tener una cama o manta en un lugar determinado. Aunque estamos seguros de que quieres llenar la memoria de tu teléfono con fotos de tu gato y tu perro acurrucados, tendrás que esperar un poco para eso.

Es muy importante que les des tiempo, ellos se irán acercando poco a poco y es probable que terminen comiendo juntos o durmiendo pegados, pero déjalos a su aire para que lo hagan cuando ellos lo decidan, no los fuerces.

Como ves, la amistad entre perros y gatos no es imposible, pero también necesitarán tu ayuda para conseguir llevarse bien.

Gerard404
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas

Dejá tu Comentario...