El famoso científico y físico Stephen Hawking murió este martes (miércoles en Reino Unido) a sus 76 años

El astrofísico británico Stephen Hawking, que desafió las expectativas de una muerte temprana para convertirse en el científico más popular del mundo, falleció a los 76 años en la ciudad universitaria inglesa de Cambridge.

Hawking, cuyo libro “Historia del tiempo”, aparecido en 1988, se convirtió en un fenómeno de ventas y lo catapultó al estrellato, dedicó su vida a desentrañar los misterios del universo y, aunque nunca ganó el premio Nobel, era más célebre que cualquiera de los que lo hicieron. 

Nació en Oxford, hijo de profesores, y murió en Cambridge, dos grandes centros británicos del saber con sus famosas universidades, y fue, en palabras de la primera ministra Theresa May, “una mente brillante y extraordinaria”.

“Estamos profundamente tristes” por la muerte de nuestro querido padre, declararon los hijos de Hawking, Lucy, Robert y Tim, en un comunicado. “Fue un gran científico y un hombre extraordinario cuyo trabajo y legado perdurarán muchos años”.

Este miércoles, en Cambridge, las muestras de pesar se combinaban con las de agradecimiento.

Las banderas en la facultad Gonville y Caius, en la que fue profesor, ondeaban a media asta y los estudiantes y docentes firmaban el libro de condolencias.

“Era muy divertido y tenía un gran sentido del humor (…) Me lo pasé muy bien con él”, explicó Justin Hayward, que elaboró su tesis doctoral entre 1991 y 1995 bajo la supervisión de Hawking.

Sus brillantes ideas y su ingenio le hicieron ganar admiradores de todos los ámbitos, mucho más allá de la astrofísica, y se le llegó a comparar con Albert Einstein e Isaac Newton, algo que desdeñaba. 

Hawking desafió las predicciones de los médicos, que, a mediados de los años 1960 le dieron sólo unos años de vida después de que le diagnosticaran una forma atípica de esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad que ataca a las neuronas motoras encargadas de controlar los movimientos voluntarios y que lo dejó en silla de ruedas. 

El resto de su vida, solía decir, fue “un regalo”.

El célebre físico británico Stephen Hawking les pidió a los países líderes en el mundo que envíen astronautas a la Luna de aquí al año 2020 “por el bien de la humanidad”. 

También deberían construir una base lunar en los próximos 30 años y enviar astronautas a Marte hacia 2025, según el científico.

El profesor Hawking cree que este objetivo serviría para revitalizar el programa espacial, forjar nuevas alianzas y dar a la humanidad un sentido de cara al futuro.

“Expandirnos hacia el espacio cambiará completamente el futuro de la humanidad”, dijo en el festival científico y artístico Starmus, en Noruega.

 

Gerard404
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas
Gerard404 * Soluciones Informáticas

Dejá tu Comentario...