El Lago San Roque se tiño de verde

El otoño llegó a Villa Carlos Paz con las aguas del lago San Roque teñidas primero de verde y luego de azul, que demuestra el avanzado proceso de contaminación que atraviesa el embalse más famoso de Córdoba.

Debido a la contaminación de sus aguas el lago San Roque se tiño primero de verde y luego de azul  y es un llamado de atención a los gobernantes. La zona céntrica del río San Antonio se encuentra inundada de un olor nauseabundo que se extiende hasta la costanera del lago.

Las algas azules demuestran un grado más del proceso de eutrofización que padece el San Roque desde hace cuatro décadas. Debido a la gran cantidad de nutrientes que tiene el lago, las algas proliferan y entonces es cuando vemos el manto verde que se ha vuelto característico en esta época del año, pero cuando esas algas mueren y se descomponen se tornan azules grisáceas.

La falta de redes cloacales atenta contra el embalse y el proceso se ve acelerado por la deforestacion, las explotaciones mineras, los incendios y la presencia de basurales en la cuenca. Es común que este tipo de fenómenos se produzca en la desembocadura de los ríos, porque son las zonas donde los nutrientes se acumulan con mayor frecuencia por la acción de las crecientes. La acumulación de materia orgánica sirve de alimento para las algas y entonces se produce un círculo vicioso que sólo se terminará cuando se aborden políticas de saneamiento.

“Lo grave es que el embalse es la principal fuente de agua de la Ciudad de Córdoba y uno de los reservorios de agua más importantes de la provincia”, expresó Noelia Gaillardou, que forma parte de la organización no gubernamental Asociación de Amigos Río San Antonio (ADARSA ONG). En efecto, cerca de 1,2 millones de personas reciben agua potable extraída del lago.

Por otra parte, sólo el 30% de los habitantes de Carlos Paz está conectado a la red cloacal, de acuerdo con fuentes municipales. En los distritos aledaños, la cifra es casi nula.

“El exceso de lavandina y detergente que arrojan los hoteles, los barrios cerrados y los restoranes debido a la falta de políticas públicas ambientales hace que se mueran las bacterias que se alimentan de los sedimentos orgánicos que están contaminando”, explicó Gaillardou. A la vez, sostuvo que la recuperación del embalse puede demorar entre 20 y 30 años.

Ante la situación, desde el municipio carlospacense se reclamó a la Provincia que tome cartas en el asunto, vuelva a convocar al Comité de Cuenca y se disponga de un plan de trabaja que incluya a todos los municipios y comunas ubicados sobre el San Roque y al gobierno nacional.

Dejá tu Comentario...